Dólar Blue: Compra $19.73 Venta $20.28

19/02/2018 - 16:05 (Oficial: 20.180)

Archive for the ‘Dolar Cueva’ Category

December 4 2013

Lo que viene: un dólar de importación y otro financiero

Sí, sería sensato que hubiera un solo valor para el dólar. Pero asumiendo que para temprano es tarde, arroguémonos la potestad entonces de contemplar que ya estamos a 24 meses del cepo y que con limitaciones y todo, la salida de dólares de las reservas no ha mermado. Asumamos además que en los últimos días, el peso se devaluó (fuerte) si se pretenden dólares para obtener autos y bienes suntuarios y, ahora, para utilizar en turismo.

Asumamos además que el equipo económico negó que tuviera intenciones de desdoblar pero que, en cambio, aplicó distintos impuestos (internos, a cuenta de Ganancias y Bienes Personales, etc.) y que el gracias a ello es un valor diferente para el dólar en cada uno de estos casos, lo que no sólo es desdoblar, sino además devaluar. Con eso en mente, ya podemos extrapolar lógicas. Desde ayer, la Argentina tiene dos tipos de cambio oficiales: el oficial-oficial y el turista.

Existen uno más, pero no goza de la difusión gubernamental: el dólar-agro. El valor para el primero era ayer $ 6,18; para el segundo, $ 8,34 mientras que para el tercero era de $ 4, una vez descontada las retenciones, por ejemplo, para las exportaciones de soja. Un ejercicio rápido, dar a conocerá que si bien se ‘abarata’ el costo de oportunidad de no viajar (antes era del 26% y ahora es del 12%), para el agro, la posibilidad de dolarizarse queda tan lejos como a 134%, desde los $ 4 hasta los $ 9,30 del blue. Esto ha hecho que miles de productores decidan aguardar y ver, y que los exportadores recién ahora hayan determinado sentarse a la mesa para entregarle u$s 2.000 millones al Gobierno a cambio de bonos que deberán pagar una tasa más que atractiva.

Existen miles de forma de abordar el tema. Pero embarrados como estamos, y asumiendo que el sistema cambiario continúa vagando sin rumbo dentro del planeta de la ridiculez, habría que preguntarse si no existen que incluir en la ‘tablita de Kicillof‘ a dos cotizaciones que ya piden pusta: el “dólar de importación” y el “dólar financiero”.

La razón es peregrina: si se ataca a los bienes suntuarios y al turismo dado que estimulan la salida de dólares, ¿por qué no poner el foco en el incentivo al ingreso de divisas? ¿Acaso no fue el mismo jefe de Gabinete Jorge Capitanich quien anticipó una batería de medidas para alimentar las reservas? ¿Por qué a un turista argentino que sale del país se le cobra el dólar a $8,38 mientras que a uno que llega a la Argentina se lo pagan a $ 6,16? ¿Acaso no es esa la forma más segura para alimentar el mercado blue? Si lo que se desea es sumar dólares, entonces habrá que unificar criterios en lugar de desdoblarlos.

El miedo son los valores de la economía doméstica. Pero ‘saneando’ el sistema de Manifestaciones Juradas Anticipadas (DJAI) –algo que estudia el flamante secretario de Comercio Interior Augusto Costa– podría ahorrarse un costo financiero, lo que compensaría un encarecimiento de devaluación.

Así mismo, al tener menos intervención estatal, el comercio se vuelve más eficiente, los empresarios logran asignar mejor su inversión sin aguardar que la matriz insumo-producto de Leontief ‘escupa’ ecuaciones de márgenes de ganancias y valores finales.

Para el dólar financiero además existen: ¿quiénes son los valientes que traerán dólares al país mientras se les pague $ 6,18 por cada dólar y también no se les permita enviar sus utilidades al exterior? Parece lógico (perdón por traer el término) que se le de un ‘premio’ a quien se esmera y no sólo trae dólares al país sino además hará una inversión y hacerá riqueza y trabajo. Que se descuiden estos aspectos no hace más que formular dudas.

Por ahora, queda la certeza que con desincentivar el turismo y las compras de bienes suntuarios no logrará y que posiblemente el Gobierno deba encarar otros cambios que podrían respetar el pragmático esquema de pensamiento oficialista que rige la jefatura de Gabinete en la actualidad.

Una apuesta por parte de la Casa Rosada y el Palacio de Hacienda es a acortar la diferencia que separa el dólar turista del blue. Hasta ahora, se generaba una fuerte demanda de dólares vía consumo con tarjeta de crédito y paquetes y pasajes aéconvictos incentivada por la profunda distancia que separaba un gasto financiado a $ 7,30 de los casi $ 10 que solía cotizar el dólar blue. Esto implicaba en los hechos un 37% de ahorro a la hora de obtener bienes y servicios con los plásticos bancarios, ecuación que implicó en 2013 un desembolso de casi u$s 10.000 millones equivalente al desembolso por la importación de energía. La hipótesis de Kicillof Co. es que si se achica la diferencia, si el dólar turista “empata” con el blue, entonces la percepción de “capitalizar el momento” y hacer consumos vía tarjeta de desacelerará. En el fondo, encareciendo esta vía de financiación se devalúa la moneda y, a la vez, se restringe aún más el acceso a un mercado cambiario donde el Banco Central se mueve a su antojo para realizar las transacciones de compra y venta de dólares, pero donde, en los últimas semanas, perdió a razón de u$s 150 millones por día.

La parte del final la dejamos para valores y salarios. Allí es donde el Gobierno tienen puesta la lupa. Si se devalúa un 30% el peso contra el dólar oficial (algo que ocurrió ayer con el ‘dólar turista’) entonces es posible que toda la economía ajuste hacia arriba valores y salarios. Pero si se hace por partes, primero el de bienes suntuarios, más tarde el turista, más tarde el de importación, más tarde el financiero, y por último el oficial, entonces es posible que el ajuste se haga en base a la suba de valores que proponen las expectativas inflacionarias. El Gobierno podría “ahorrarse” los costos de haber abandonado la actualización del dólar y haberlo utilizado de ancla inflacionaria.

Artículo Original: Link

December 4 2013

Para las vacaciones de invierno, el dólar turista superaría los 10 …

Las malas noticias para aquellas personas que piensen vacacionar en el exterior no finalizan con el incremento del impuesto al dólar que lanzó el Gobierno. Sucede que de ahora en más, la variable a mirar para saber cuánto costará irse de vacaciones será el valor del dólar oficial en los próximos meses. Y la tendencia es una sola, a la suba. Ya que el Gobierno no logra aumentar la alícuota del 35% (máximo de Ganancias) que implementa como percepción al gastar en el exterior, la cuenta recaerá en el ritmo de devaluación que quiera el Gobierno.

Y lo que se viene no será grato para el turista argentino. Existen altas probabilidades de que aquellos que intenten planear ya no las vacaciones de este verano, sino las de invierno (junio-julio) pagarán un dólar de 10 pesos para irse al exterior (a lo sumo que adelanten la compra de paquetes).

Esto surge de tomar el valor del dólar oficial a junio del año próximo que opera en el mercado de futuros del MAE (donde realizan transacciones los bancos y grandes operadores). Allí se pactan contratos de dólar a futuro, donde también se inmiscuye el Banco Central para “acomodarlo” a las expectativas que desee otorgar al mercado. O sea, el BCRA convalida este valor de dólar a futuro.

Según el dólar futuro del MAE, a junio del 2014 la cotización oficial llegará a $7,51, lo que sumándole el inamovible 35% del impuesto, se desprende un dólar turista a $10,13. Más aún, para quienes se atrasen en comprar sus paquetes turísticos y vayan a hacerlo en julio, ese dólar treparía a $10,38 ($7,69 más el 35%).

Artículo Original: Link

December 4 2013

Luego del dólar Mercedes Benz, el dólar Floripa o París

La semana pasada, el Gobierno creó el dólar Mercedes Benz, un tipo de cambio específico para la compra de autos de alta gama. Ayer inventó dos nuevas versiones de la divisa. A una la podemos llamar dólar Florianópolis, que cotiza a $ 8,34. La otra podría ser el dólar París, que vale $ 6,71. Es que no todos son iguales ante los ojos de la AFIP.

Las primeras versiones de qué podría hacer Axel Kicillof en el ministerio de Economía hablaban de un desdoblamiento del tipo de cambio. Pero el mismo Gobierno se ocupó de desmentirlo. Sien embargo los hechos están confirmando la especie, aunque por un camino diferente, el de los impuestos.

Con la fuerte suba de los impuestos internos a los autos, el Gobierno busca frenar la importación de vehículos de alta gama. La redacción de la medida deja abierta la posibilidad de que finalmente la tasa grave ya a coches medianos (ver El impacto…) o los alcance en el futuro por carencia de actualización de los valores base, pero el objetivo oficial es un mercado que mueve unos US$ 1.000 millones al año. Así, quien compre un 0 km. que costaba más de 210.000 pesos, ahora tendrá que pagar un fuerte recargo de Impuesto Interno que implicará que el dólar al que finalizará pagando el coche le cueste alrededor de $ 11. Es lo que las automotrices llaman en broma el dólar Mercedes Benz.

Esa cotización se suma a las otras que ya pueblan al dólar: el oficial, el mayorista, el blue, el CEDIN (recuerdo de Guillermo Moreno), el soja (lo que cobra un productor al exportar), etc. etc. Y ayer nació el nuevo dólar turista.

A diferencia de un desdoblamiento cambiario explícito, el Gobierno eligió el camino de un recargo en las compras con tarjeta o a la adquisición de billetes vía AFIP, el único camino legal para hacerse de billetes.

Pero la medida no pega igual en todos los bolsillos.

Según una estimación del Instituto Argentino de Análisis Fiscal (IARAF), nacen dos dólares: uno de $ 6,71 y otro de $ 8,34.

“El impacto de la medida depende de si el contribuyente logra o no desgravar el impuesto de Ganancias o Bienes Personales -explica Nadin Argañaraz, director del IARAF-. Los autónomos de altos ingresos lo descontarán de forma automática; sólo tendrán el costo financiero de pagar el recargo este verano y descontarlo en 2014. Ese costo financiero puede ser un 8,75%, calculando el 25% (inflación) del 35% (impuesto). Así, el dólar final les costará $ 6,71. En cambio, para el monotributista que no logra descontarlo de forma automática, sino que tendrá que hacer un trámite que nadie hace por temor a inspecciones de la AFIP, el impuesto le pegará de lleno, y el dólar le costará $ 8,34”.

Así, quien posea ingresos más altos y pueda permitirse viajes de más alto vuelo, habrá un dólar París más bajo.

En cambio, para la clase medida media que factura como monotributista y quiera pasar unos días en Brasil, el dólar Floripa les costará $ 8,34.

Artículo Original: Link

December 4 2013

Dólar turista y tarjeta en el exterior, con recargo de 35%

El Gobierno subió del 20 al 35% la alícuota que tendrán que pagar los contribuyentes que realicen gastos en el exterior con tarjetas, traigan productos de otros países por Internet y extraigan divisas de los cajeros automáticos. Además tendrán que desembolsar el 35%, que se tomará a cuenta del impuesto a las ganancias, las personas y empresas que sean autorizadas para comprar divisas por turismo en el mercado oficial.

El turismo y el e-commerce se convirtieron en una de las mayores grietas por donde se filtran dólares de la economía y el Gobierno pretende solucinar parcialmente esta situación a partir de la resolución 3550 que se publicó ayer en el Boletín Oficial. El titular de la AFIP, Ricardo Echegaray, había impulsado el 31 de agosto de 2012 la creación de esta alícuota y la había establecido en el 15%. En marzo de 2013 la elevó al 20% y ayer la llevó al 35%.

Si un individuo gastaba US$ 100 con la tarjeta antes a marzo del año pasado pagaba $465 (con dólar a $ 4,65), con el 15% desembolsaba unos $ 557 (con dólar a $ 4,83), con el 20% $ 739 (dólar a $ 6,15) y ahora $ 834 (dólar a $ 6,18).

Los argentinos que compren pasajes al exterior, realicen retiros con las tarjetas de crédito en los cajeros de otros países y financian los gastos con plásticos tendrán que desembolsar un extra de 35% que se tomará a cuenta del Impuesto a las Ganancias. Los que solían traer productos del exterior, y pagaban un plus del 20%, ahora tendrán que desembolsar el 35%. La resolución además amplió el 35% para la compra de divisas por turismo. Estas transacciones se hacían al tipo de cambio oficial, pero la autorización dependía de AFIP. En el Ministerio de Economía prometen que los contribuyentes sí podrían hacerse de divisas al tipo de cambio oficial y que el mecanismo funcionaría mejor. “Lo que existen que finalizar de aclarar es qué pasa con las transacciones que se realizaron antes a la resolución y todavía no se pagaron”, manifestó el tributarista Daniel Lejtman.

La resolución 3550 llevó la firma del jefe de la AFIP, Ricardo Echegaray, a pesar que el funcionario se había manifestado públicamente y además ante sus asesores versus elevar la alícuota. En los pasillos del fisco responsabilizaban por la medida al ministro de Economía, Axel Kicillof, aunque en el Palacio de Hacienda aseguraban que la decisión se tomó en conjunto con Echegaray y con el jefe de Gabinete, Jorge Capitanich. Cerca de Kicillof destacaban que los tres se juntaron ayer a la tarde para estudiar la medida y otras posibles alternativas. La resolución definitiva se tomó a la noche en la Quinta de Olivos con la Presidenta. Allí no fue el titular de la AFIP.

Echegaray argumentaba que esta medida no serviría para revertir la caída de las reservas dado que los contribuyentes y contadores se habían acostumbrado a los actuales mecanismos para pedir la devolución de Ganancias y por lo tanto no disminuirían los consumos en el exterior. Diferente fue el justificativo esgrimido ayer en el Palacio de Hacienda dado que estimaban que esta medida sí permitiría planchar la cotización del contado con liqui (operación con títulos públicos que permite hacerse de divisas de forma legal), para que caiga el dólar blue, achicar la diferencia y desincentivar que se vayan los dólares por este canal.

En el Ministerio mencionaban los crecientes viajes de argentinos al exterior e incluso el número de residentes que viajaron la semana pasada a Miami para aprovechar las ofertas del viernes negro ( black friday ). “El Gobierno tenía que restringir la demanda de dólares por turismo, pero se queda a medias”, manifestó el economista de Analytica, Rodrigo Álvarez. El especialista agregó que el ingreso de dólares por turismo continúa sin resolverse pese a estas medidas dado que continúa sin haber “incentivos para que los dólares de los extranjeros vayan a las arcas del Central, en lugar de que finalizan en la recepción de un hotel o en una casa de cambio blue”.

Artículo Original: Link

December 3 2013

El Gobierno disparó la cotización del dólar ‘libre’

naaaahhhhh, me estas cachando!.

y que esperaban?, si te van a cobrar entre un 20 o 30% en la tarjeta te conviene siempre el billete.

Ademas la tarjeta es A PAGAR, en cambio el billete (dolar) que no gastes te queda.

Artículo Original: Link

Get dolar exchange quotes
-->