Dólar Blue: Compra $16.31 Venta $16.86

16/01/2017 - 16:05 (Oficial: 16.140)

Archive for March, 2013

March 28 2013

El dólar no se queda quieto: $ 8,45

Artículo Original: Link

March 28 2013

El dólar, un interrogante sin minivacaciones

28/03/13

Para muchos argentinos, en estos días, la Presidenta se hace una pregunta con eco de Hamlet, dramática aunque menos existencial: ¿devaluar o no devaluar?

, que es una de las cuestiones clave en la economía de hoy.

Si bien ayer se apaciguaron los rumores, en los últimos días resurgieron las típicas especulaciones previas a Semana Santa, sobre que el Gobierno aprovecharía para lanzar más tarde del fin de semana superlargo un plan que, como cualquiera que se precie de tal, implicaría modificar el tipo de cambio.

Sin tensión en la superficie pero, a modo del reflejo de las expectativas, el dólar paralelo subió a $ 8,45, más bajo que los $ 8,75 de la semana pasada pero bien por arriba de los $ 6 a los que aspiraba el secretario de Comercio, Guillermo Moreno.

Algunas señales de esa expectativa es que por lo menos dos redes de concesionarias de autos importados (los valores se rigen por el dólar oficial) aumentaron 20% a modo de prevención. ¿Esperaban una devaluación o que el gobierno les aplicase el 20% adicional que rige para el turismo?

La expectativa sobre que la Presidenta pudiese disponer una devaluación en el corto plazo comenzó a diluirse anteayer cuando se anunció la prórroga por 60 días del congelamiento de valores (ahora regirá hasta fin de mayo) acompañada del globo de ensayo de que las cadenas de supermercados hacerán una tarjeta de débito y crédito común para competir con los bancos y quedarse con los dos puntos de comisión adicional que hoy se lleva el sistema financiero. ¿Podrán administrar más de 10 millones de tarjetas a corto plazo? ¿Será un plan inquilinos más, que contemplaba comprar un hogar con lo que se pagaba de alquiler y quedó en la nada?

Más allá de las especulaciones, lo concreto es que con la prórroga del congelamiento la Presidenta dio la señal más clara de no querer una devaluación.

Devaluar el peso ahora implicaría una suba del arroz, la harina, el aceite y de casi todos los alimentos con el consiguiente golpe a los salarios cuando se comienzan a tratar las paritarias.

También, sería un muy mal negocio político. La Argentina no podría disfrazar, como lo trata de hacer el oficialismo en Venezuela, una devaluación como una medida popular. Siempre implica un salto en los valores y un golpe al bolsillo, un mal cóctel en cualquier época, pero peor para un año electoral.

El valor del dólar, que se fue atrasando frente a la inflación (con éste serían cuatro años de aumentos de valores del orden del 20 al 25%), y el cepo cambiario que comenzó en octubre de 2011 crearon una situación de puerta giratoria por la cual se hace difícil sacar dólares pero mucho más que entren.

El balance turístico del año pasado es sólo una muestra de la realidad cambiaria argentina: entre 2003 y 2011 había un superávit promedio de US$ 1.170 millones y el año pasado el resultado fue un déficit de US$ 2.985.

Se fueron los que pretendían sacar ventaja del dólar oficial “barato” y no vinieron los que no querían que sus dólares fuesen cambiados a menos de $ 5.

Otro dato de las dificultades cambiarias que afronta el Gobierno es que en los primeros dos meses del año las reservas del Banco Central cayeron en US$ 1.700 millones y ahora toda la economía depende más de los US$ 8.000 millones adicionales respecto del año anterior que dejarían las exportaciones del campo.

Frente a esa realidad, los funcionarios impiden dar certezas en materia cambiaria (nadie salvo Moreno con su singular dólar paralelo de $ 6 al que la realidad doblega, o la presidenta del Banco Central apurando a 18% el ritmo de suba del dólar oficial) y se aprestan a vivir hasta las elecciones con una diferencia cambiaria (diferencia oficial-paralelo) del 60%, una situación que la Argentina ya vivió y sin final contento.

A lo largo de su historia, el país vivió tres experiencias con diferencias entre dólares superiores al 50%. Fueron, según un análisis de la Fundación Mediterránea, entre julio de 1949 y agosto de 1950, entre mayo de 1951 y enero de 1959 y entre julio de 1974 y febrero de 1976. En todos los casos, la reducción de la diferencia cambiaria no provino de una baja del paralelo. Todos los momentos históricos son distintos y ahora con los dólares de la soja se podría atemperar el final.

Al mismo tiempo, otro interrogante da vueltas por los mercados: ¿se viene otra pelea con el campo, esta vez para que liquiden y entren los dólares de la exportación de la soja?

El premio por retener es grande y se explica por cobrar un dólar de $ 3,20 o lograr otro superior a $8.

Los productores tienen que liquidar, se evalúa, el 50% de su cosecha para pagar los costos. El resto estará en discusión.

¿Lanzará el Gobierno una embestida sobre productores y exportadores para que liquiden todos los granos?

La respuesta se sabrá en los próximos días. Lo que está claro es que el Gobierno precisa dólares y, por ahora, desea devaluar lo menos posible.

Artículo Original: Link

March 28 2013

Cinco lecciones que dejaron los diez años de cepo al dólar en …

 
El presidente a cargo de Venezuela, Nicolás Maduro, pidió meter a la prisiún a los que operen e informen sobre el dólar informal. Foto: EFE 
Más notas para entender este tema

Maduro desea “meter convictos” a los creadores de lechuga.com, la web del dólar paralelo venezolano

Al arribar a Caracas a través del aeropuerto Simón Bolívar, a pocos metros de pasar los puestos de inmigración y al lado de la zona de retiro de equipaje, deambulan algunos hombres que hablan en voz baja y preguntan con disimulo: “¿precisa cambiar dólares?”. En la otra punta del salón, existen una casa de cambio y policías.

La escena es reflejo de los diez años de limitaciones cambiarias que reside Venezuela, donde la diferencia entre el tipo de cambio oficial y el paralelo (blue) es de del 223%. El presidente a cargo del país, Nicolás Maduro, pidió avanzar ahora hacia una fase superior: reclamó al Poder Jucial “más celeridad para meter convictos” a los que operan en el mercado informal, a quienes llamó “la burguesía esta que no ama la patria”.

Maduro afirmó que esa “burguesía ha creado un mecanismo perverso de fijación del conocido como dólar paralelo a través de una tal lechuga.com”, según dijo anoche en un programa de televisión. Para el Gobierno venezolano, la desconfianza de los ciudadanos en el rumbo de la economía o la del bolívar, la moneda oficial, no es un factor a ser analizado.

Al igual que en la Argentina, el mercado del dólar blue venezolano es pequeño; allí operan (en su mayoría) pequeños ahorroristas o ciudadanos que buscan divisas para realizar viajes. Las grandes empresas u operadores de mayor envergadura adquieren y fugan capitales a través de mecanismos más sofisticados, como la compra-venta de títulos públicos en el exterior. (“Contado con liqui”, en el argot de los operadores de la city porteña).

Lección 1: Aumento de la diferencia cambiaria

El 5 de febrero de 2003, el entonces presidente Hugo Chávez planteó que para detener la fuga de capitales, impedir la depreciación de la moneda y restringir la disminución de reservas había que implementar limitaciones al acceso al mercado de monedas. Para conseguirlo creó la Comisión de Administración de Divisas (Cadivi), un organismo que básicamente entrega permisos para comprar dólares.

La industria petrolera genera el 80% de los dólares que entran a Venezuela

La economía llegó a esta medida en un contexto financiero absolutamente débil: el PBI cayó 8,9% en 2002. Ese año hubo un intento de golpe de Estado contra Chávez y el sector petroleo tuvo un desempeño profundamente pobre. En este último punto se esconde la razón del cerco cambiario. La industria petrolera genera el 80% de los dólares que entran al país y financia la mitad del presupuesto nacional.

Después de siete años, en enero de 2010, el Gobierno tuvo que acudir a un desdoblamiento cambiario para beneficiar a los sectores importadores, dado que el país precisa comprar al exterior muchos de sus insumos estratégicos como alimentos, bienes industriales u otros destinados al sector de la salud.

Por otra parte, con el debut de esta medida la diferencia en bolívares entre el dólar oficial y el blue era del 50%; diez años más tarde superó el 200%.

Lección 2: Menos cupos para viajes

La compra de divisas para ahorro está prohibida, aunque sí se logra acceder al mercado formal en caso de viaje al exterior. El procedimiento es excesivamente engorroso: el interesado debe inscribirse ante el Cadivi y armar un expediente con documentación como pasajes, resúmenes de tarjetas, destino del viaje y otras adicionales según el destino del viaje. Después, la Comisión decide el permiso.

El “dólar turista” de Venezuela se manejó originalmente con un cupo de U$S 5000 para pagos con tarjeta de crédito o débito, U$S 500 para adelantos en efectivo en el exterior y U$S 500 para obtener dinero en efectivo. A partir de 2009, este se redujo a U$S 2500, U$S 250 para retiros en efectivo y U$S 500 correspondientemente.

Para los que realicen compras en el exterior a través de sitio de Internet, el máximo oficial es de U$S 400.

 
Chávez implementó el control de cambios en su país en 2003, después de la crisis económica del año anterior. Foto: EFE 

Lección 3: No se detuvo la salida de capitales

Especialistas de todo el mundo, desde economistas monetaristas de Venezuela hasta la Dirección de Estudios Económicos del Banco Central de Cuba , coinciden en que el control de cambio en Venezuela no logró su objetivo de frenar la salida de capitales del país.

De hecho, de arreglo a Banco Central de Venezuela (BCV), antes a la implementación del control se fugaban del país menos divisas que después de instaurado. La cuenta capital y financiera del estado bolivariano era negativa en U$S 4125 en 2001; U$S 9513 en 2002. El primer año del control, 2003, permitió bajar la salida de dólares a U$S 5100 millones, aunque más tarde la tendencia cambió.

Para el año 2008, unos U$S 21.500 millones se iban al exterior desde la economía venezolana. Después fueron U$S 24.400 en 2009; U$S 20.140 millones en 2010 y U$S 30.000 en 2011. El gobierno de Hugo Chávez había denunciado en múltiples veces que los dos mecanismos (fuera de la ley) de mayor fuga han sido: sobrefacturación de importaciones o subfacturación de exportaciones.

El cepo cambiario bolivariano tampoco detuvo la pérdida de reservas de su Banco Central : hace cinco años tenían U$S 43.127 millones, mientras que actualmente U$S 27.630; un 36% menos para ese período.

Lección 4: Fuga con bonos en dólares

Los años récord en materia de fuga de dinero para Venezuela fueron 2007 y 2008: coincidentes con la emisión de bonos de deuda en dólares que realizó el Estado, fundamentalmente a través de su secretaría de hacienda y de la petrolera estatal PDVSA, para los mercados internacionales.

Agentes de bolsa y particulares, a través de corredurías y bancos, adquirieron estos papeles para después convertirlos y dólares y depositarlos en relatas en el exterior, fundamentalmente en Estado Unidos. Para diciembre de 2009, el BCV reportaba que el 72% de las inversiones venezolanas en otros países eran “monedas, depósitos, préstamos, bonos o acciones”.

Ya para junio de 2010, la autoridad monetaria creó el “Sistema de Transacciones con Títulos en Moneda Extranjera” para llevar adelante control total sobre este último tipo de transacciones. Este quedó obsoleto y fue eliminado el 8 de febrero pasado.

SUBASTAS DE BILLETES. A través de su Órgano Superior para la Optimización del Sistema Cambiario, el Estado venezolano implementó un sistema de “remate de dólares” para empresas. Las firmas registradas en el Cadivi participan ahora de subastas de montos en dólares que organiza el Gobierno, cuya base es 6,3 bolívares por unidad.

Lección 5: Valor de la moneda

El control cambiario no contribuyó al ahorro interno de dólares y el sostenimiento del valor real del bolívar. A este cuadro, existen que sumar una inflación superior a los 20 puntos a lo largo de los últimos cinco años (29% en 2011 y 20% en 2012) y un déficit fiscal de 16 puntos del PBI.

Debido a estos síntomas, el gobierno de Venezuela anunció en febrero pasado una devaluación del 46,5% para el bolívar, que pasó (para el tipo de cambio oficial) de 4,3 a 6,3 por dólar. Esta decisión permitió al Estado no apelar al un drástico recorte en el gasto público para impedir una recesión; pero al mismo tiempo incrementó las expectativas inflacionarias, dado que los productos básicos importados se encarecieron aún más en dólares.

.

Artículo Original: Link

March 27 2013

El dólar "blue" finalizó la semana con una baja de cinco centavos, a …

El dólar paralelo finalizó la semana con una baja de cinco centavos, a $ 8,38 para la parte compradora y a $ 8,43 para la vendedora. Hoy, de todas formas, avanzó trece centavos. La semana pasada sufrió una escalada de 67 en dos días, pero la terminó con una baja de casi la mitad de ese escalada.

En las tres últimas ruedas, las cuevas operaron con jornada reducida y muchas negociaron sólo con clientes habituales, debido a pedidos del Gobierno de que el valor se mantenga “congelado” hasta Semana Santa. Hoy, en cambio, las transacciones se realizan con mayor normalidad.

Es lógico que el dólar informal pegue una levantada en la jornada, ya que se vienen muchos feriados seguidos“, apuntó a ámbito.com un conocedor del mercado blue. Comentó además que “muchos inversores aguardaron ver si se afianzaba un nuevo piso para el billete en las primeras transacciones de la rueda, por lo que varios se están volcando a las compras pensando que no será inferior a los $ 8,30 con los que comenzaron las transacciones hoy”.

“Si no se desmadra más la cotización, es posible que los operadores lo dejen cerca de la actual, lo que sería bastante razonable”. La semana pasada, operadores que hablaron con este medio detallaron que el piso del “blue” pasaría a ser $ 8,40, después de la sorpresiva disparada tras el refuerzo del cepo cambiario dispuesta por la AFIP el 18 de marzo.

A la par, el tipo de cambio utilizado para la fuga de divisas vía acciones y bonos trepó seis centavos a $ 8,56.

También, en las principales casas de cambio y bancos de la city porteña, la divisa norte americano avanzó medio centavo a $ 5,075 para la compra y a $ 5,13 para la venta.

En el segmento mayorista, la moneda norte americano aumentó a $ 5,12 para la compra y a $ 5,125 para la venta. La autoridad monetaria finaizó con un saldo neto comprador por u$s 110 millones. El dólar cerró marzo con nuevos ajustes en el mercado mayorista, siempre al ritmo que marcan las intervenciones del Banco Central y con una virtual convergencia con los valores pactados para liquidar hoy en los mercados de futuros.

Para el tipo mayorista, que es el valor al que se liquidan las exportaciones en general, los especialistas auguran escasas probabilidades que el ajuste mensual se amplíe mucho más que el visto hasta hoy.

Según los cambistas, el despliegue del Banco Central consiguió diluir la presión sobre el mercado cambiario y en consecuencia, todas las expectativas se trasladan ahora para el mes de abril que contará por factores estaciónales con una mayor oferta de divisas proveniente de la exportación cerealera.

En las transacciones a futuro el contrato que vence a fin de abril tuvo postura vendedora en 5,226 pesos y de la posición siguiente surgió una relación peso/dólar en 5,323 pesos, mientras que para las coberturas de diciembre se consignó 6,060 pesos.

Por su parte, el euro bajó a $ 6,52 para punta compradora y a $6,69 para la vendedora.

Artículo Original: Link

March 27 2013

El dólar cerró con una suba de un centavo para ambas operaciones

El dólar paralelo avanzó trece centavos a $ 8,38 para la parte compradora y a $ 8,43 para la vendedora. Entre ayer y hoy acumuló un alza de dieciséis centavos, después de la escalada inicial de 67 de la semana pasada, que finalizó con una baja de casi la mitad del escalada.

El dólar concluyó la jornada con una suba de un centavo para ambas transacciones respecto al martes a $5,08 para la compra y $5,13 para la venta, según un promedio de las principales casas de cambio y bancos del microcentro porteño.

Por su parte, el euro se negoció con una baja de dos centavos a $6,52 en la franja compradora y $6,69 en la vendedora.

En tanto, el real operó sin cambios a $2,54 para la compra y $2,76 para la venta.

Artículo Original: Link

Get dolar exchange quotes
-->