Dólar Blue: Compra $16.17 Venta $16.72

26/06/2017 - 16:05 (Oficial: 16.550)

Archive for December, 2014

December 31 2014

Con mayor inflación, el dólar libre y el oficial subieron en 2014 …

Anterior
Siguiente

  • Crédito: Shutterstock
    1 de 6
  • Crédito: Adrián Escandar
    2 de 6
  • Crédito: Adrián Escandar
    3 de 6
  • Crédito: Adrián Escandar
    4 de 6
  • Crédito: Bloomberg
    5 de 6
  • Crédito: Shutterstock
    6 de 6

El dólar paralelo subió este martes a 14,05 pesos y acumuló un avance de 39,9% en 2014. La moneda, que registró un máximo histórico de 15,95 pesos el 24 de septiembre, amplió a 63,2% la diferencia contra el que se ofreció a 8,61 pesos en bancos y casas de cambio, según el promedio que publica el Banco Central.

Si bien el dólar paralelo aumentó en un rango similar al de la inflación minorista calculado por consultoras y entes de estadísticas provinciales, el dólar oficial en las publicaciones minoristas acumuló una ganancia inferior, de 31% en el año.

En las dos últimas jornadas operativas, el dólar “blue” saltó un 8,4%, después de renombradas cifras de la entidad monetaria sobre creación de dinero y e incremento de la Base Monetaria. Al partir el monto en pesos de billetes y monedas en circulación, cheques cancelatorios y depósitos en cuenta corriente ($455.507 millones al 19 de diciembre) por las reservas internacionales (u$s31.152 millones) se obtiene un dólar “teórico” o de convertibilidad de 14,62 pesos. La emisión de pesos de diciembre apunta a ser la más alta desde el fin del “uno a uno”, dato que los operadores del “blue” trasladan a valores esta inyección de liquidez, en el período de mayor demanda por las vacaciones y el cobro del aguinaldo y premios de fin de año.

De todos modos, el avance del dólar “blue” fue inferior al 47% registrado en todo 2013 y al 44% de 2012, cuando el valor marginal de la divisa sacó distancia a las estimaciones de inflacionarias.

Las incógnitas sobre un pronto arreglo con los holdouts que permita salir del default técnico y facilite el ingreso de dólares financieros a la economía argentina además aportan mayor presión cambiaria, al observar una suba del dólar oficial inferior a la inflación. El dólar interbancario o mayorista, cuya paridad define las transacciones de comercio exterior, subió un 31,1% en el año, desde 6,5225 a 8,5525 pesos. Así, en términos reales, el dólar perdió valor en la Argentina según la cotización oficial.

En las transacciones a través del mercado bursátil el valor implícito de la divisa avanzó a 11,66 pesos en el “contado con liquidación”, mientras que por el Medio Electrónico de Pagos (MEP) dentro de la plaza local subió a 12,35 pesos. El “contado con liqui” trepó 31,1% en 2014, desde los $8,88 del cierre del año anterior.

El dólar se revaloriza en el mundo

En la plaza financiera además tienen en cuenta este “atraso cambiario”, cuando varios países emergentes decidieron devaluar sus monedas. El dólar en Brasil, por ejemplo, subió en el año 12,6% desde 2,3593 a 2,6575 reales. Con una inflación anualizada de 6,6%, la divisa norteamericana ganó 6% en el año respecto de la brasileña.

Ariel Squeo, director de ICB Argentina, explicó a Infobae que la revalorización del dólar en el mundo que, entre tantos factores, determinó la caída de las cotizaciones de la soja, se debió a que la Reserva Federal de los Estados Unidos dejó de lado “la política monetaria expansiva y las tasas ‘planchadas en 0 %” y ahora “se está perfilando a levantar las tasas y el mercado está alineado con eso”. Sucede que mayores rendimientos en dólares en los Estados Unidos aspirarán capitales invertidos en otras regiones del mundo, revirtiendo un proceso cuyo origen fue la crisis financiera de 2007-2009.

Rusia fue un caso emblemático en 2014, especialmente golpeada por la caída del valor del petróleo: el dólar ganó un 70,4% en 2014, de 32,6832 a 55,6865 rublos, con una inflación apenas debajo del 10% anual. En Colombia, el dólar avanzó en 12 meses 23,3% (de 1.925,6 a 2.375 pesos colombianos), frente a una inflación anual de 3,6 %.

Mientras Brasil y Rusia devalúan, aquí la inflación le obtiene a la suba del dólar

Jorge Compagnucci, de Fénix Report, afirmó que es decisiva la “crisis de monedas” que se está gestando en varias economías emergentes, que optaron por acelerar la devaluación de sus divisas respecto del dólar norteamericano.

“Seguimos abocados a un proceso devaluatorio de gran escala a la búsqueda de nuevos máximos, hacia la zona de $18,30 en el segmento ‘blue’ y de $17,30 para el ‘contado con liquidación’ para el mes de abril, y eso es parte, pura y exclusivamente, por el contexto internacional. El peso se va a ir devaluando como correlato de lo que sucede en los países emergentes”, subrayó Compagnucci.

Con la vista puesta en 2015, Ariel Squeo advierte que “empieza a haber un dólar caro, internacionalmente hablando, y desde ese lado para los emergentes va a ser un impacto negativo. Creo que con la caída de valores de los commodities en general, los emergentes ya adelantaron parte de lo que podría venir con devaluaciones“.

El analista de mercados Ruben Ullúa anticipa un complejo año para todo el circuito financiero con varios interrogantes abiertos. “En 2015 el mercado va a estar muy sensible y la probabilidad es que la volatilidad se mantenga, y no estamos acostumbrados a eso, con un año electoral en el medio y lo que pueda pasar con el tipo de cambio, más la caída fuerte y generalizada de los commodities en el mundo”, dijo a Infobae.

Para Miguel Boggiano, CEO de Carta Financiera, “el dólar se hace más fuerte en el mundo”, mientras que “Argentina busca aferrarse a un tipo de cambio fijo y artificialmente fuerte. Con que la inercia de la tendencia continúe, la presión que sentirá el peso argentino forzará una nueva devaluación”.

Artículo Original: Link

December 31 2014

El dólar libre ganó casi 40% en el año y cerró sobre los 14 pesos

Anterior
Siguiente

  • Crédito: Shutterstock
    1 de 6
  • Crédito: Adrián Escandar
    2 de 6
  • Crédito: Adrián Escandar
    3 de 6
  • Crédito: Adrián Escandar
    4 de 6
  • Crédito: Bloomberg
    5 de 6
  • Crédito: Shutterstock
    6 de 6

El dólar paralelo subió este martes a 14,05 pesos y acumuló un avance de 39,9% en 2014. La moneda, que registró un máximo histórico de 15,95 pesos el 24 de septiembre, amplió a 63,2% la diferencia contra el que se ofreció a 8,61 pesos en bancos y casas de cambio, según el promedio que publica el Banco Central.

Si bien el dólar paralelo aumentó en un rango similar al de la inflación minorista calculado por consultoras y entes de estadísticas provinciales, el dólar oficial en las publicaciones minoristas acumuló una ganancia inferior, de 31% en el año.

En las dos últimas jornadas operativas, el dólar “blue” saltó un 8,4%, después de renombradas cifras de la entidad monetaria sobre creación de dinero y e incremento de la Base Monetaria. Al partir el monto en pesos de billetes y monedas en circulación, cheques cancelatorios y depósitos en cuenta corriente ($455.507 millones al 19 de diciembre) por las reservas internacionales (u$s31.152 millones) se obtiene un dólar “teórico” o de convertibilidad de 14,62 pesos. La emisión de pesos de diciembre apunta a ser la más alta desde el fin del “uno a uno”, dato que los operadores del “blue” trasladan a valores esta inyección de liquidez, en el período de mayor demanda por las vacaciones y el cobro del aguinaldo y premios de fin de año.

De todos modos, el avance del dólar “blue” fue inferior al 47% registrado en todo 2013 y al 44% de 2012, cuando el valor marginal de la divisa sacó distancia a las estimaciones de inflacionarias.

Aunque la inflación fue mayor, el “blue” y el oficial subieron menos que el año anterior

Las incógnitas sobre un pronto arreglo con los holdouts que permita salir del default técnico y facilite el ingreso de dólares financieros a la economía argentina además aportan mayor presión cambiaria, al observar una suba del dólar oficial inferior a la inflación. El dólar interbancario o mayorista, cuya paridad define las transacciones de comercio exterior, subió un 31,1% en el año, desde 6,5225 a 8,5525 pesos. Así, en términos reales, el dólar perdió valor en la Argentina según la cotización oficial.

En las transacciones a través del mercado bursátil el valor implícito de la divisa avanzó a 11,66 pesos en el “contado con liquidación”, mientras que por el Medio Electrónico de Pagos (MEP) dentro de la plaza local subió a 12,35 pesos. El “contado con liqui” trepó 31,1% en 2014, desde los $8,88 del cierre del año anterior.

El dólar se revaloriza en el mundo

En la plaza financiera además tienen en cuenta este “atraso cambiario”, cuando varios países emergentes decidieron devaluar sus monedas. El dólar en Brasil, por ejemplo, subió en el año 12,6% desde 2,3593 a 2,6575 reales. Con una inflación anualizada de 6,6%, la divisa norteamericana ganó 6% en el año respecto de la brasileña.

Ariel Squeo, director de ICB Argentina, explicó a Infobae que la revalorización del dólar en el mundo que, entre tantos factores, determinó la caída de las cotizaciones de la soja, se debió a que la Reserva Federal de los Estados Unidos dejó de lado “la política monetaria expansiva y las tasas ‘planchadas en 0 %” y ahora “se está perfilando a levantar las tasas y el mercado está alineado con eso”. Sucede que mayores rendimientos en dólares en los Estados Unidos aspirarán capitales invertidos en otras regiones del mundo, revirtiendo un proceso cuyo origen fue la crisis financiera de 2007-2009.

Rusia fue un caso emblemático en 2014, especialmente golpeada por la caída del valor del petróleo: el dólar ganó un 70,4% en 2014, de 32,6832 a 55,6865 rublos, con una inflación apenas debajo del 10% anual. En Colombia, el dólar avanzó en 12 meses 23,3% (de 1.925,6 a 2.375 pesos colombianos), frente a una inflación anual de 3,6 %.

Mientras Brasil y Rusia devalúan, aquí la inflación le obtiene a la suba del dólar

Jorge Compagnucci, de Fénix Report, afirmó que es decisiva la “crisis de monedas” que se está gestando en varias economías emergentes, que optaron por acelerar la devaluación de sus divisas respecto del dólar norteamericano.

“Seguimos abocados a un proceso devaluatorio de gran escala a la búsqueda de nuevos máximos, hacia la zona de $18,30 en el segmento ‘blue’ y de $17,30 para el ‘contado con liquidación’ para el mes de abril, y eso es parte, pura y exclusivamente, por el contexto internacional. El peso se va a ir devaluando como correlato de lo que sucede en los países emergentes”, subrayó Compagnucci.

Con la vista puesta en 2015, Ariel Squeo advierte que “empieza a haber un dólar caro, internacionalmente hablando, y desde ese lado para los emergentes va a ser un impacto negativo. Creo que con la caída de valores de los commodities en general, los emergentes ya adelantaron parte de lo que podría venir con devaluaciones“.

El analista de mercados Ruben Ullúa anticipa un complejo año para todo el circuito financiero con varios interrogantes abiertos. “En 2015 el mercado va a estar muy sensible y la probabilidad es que la volatilidad se mantenga, y no estamos acostumbrados a eso, con un año electoral en el medio y lo que pueda pasar con el tipo de cambio, más la caída fuerte y generalizada de los commodities en el mundo”, dijo a Infobae.

Para Miguel Boggiano, CEO de Carta Financiera, “el dólar se hace más fuerte en el mundo”, mientras que “Argentina busca aferrarse a un tipo de cambio fijo y artificialmente fuerte. Con que la inercia de la tendencia continúe, la presión que sentirá el peso argentino forzará una nueva devaluación”.

Artículo Original: Link

December 31 2014

Dólar ahorro: en el año se vendieron US$ 2.900 millones

La compra de moneda extranjera para tenencia personal alcanzó en diciembre a 424.2 millones de dólares con lo que el año cerró con un total de 2.965,3 millones de dólares adquiridos en el mercado formal, de arreglo con lo informado ayer por la Administración Federal de Ingresos Públicos (AFIP). Por otra parte, se vendieron US$ 490,4 millones para viaje al exterior según informó además la AFIP.

En el último día hábil del mes se adquirieron 23,6 millones de dólares a razón de 600,27 dólares por operación, a una cotización promedio de 8,55 pesos por dólar según indicó el monitoreo del organismo recaudador.

El monto adquiridos en diciembre superó en casi 21 millones al total de noviembre pero se ubicó 22 millones por debajo del récord de octubre, en parte debido a la sucesión de feriados nacionales y asuetos para la actividad bancaria en el último mes del año.

A partir de 2015, los contribuyentes que quieran refugiarse de la inflación o que pretendan (y puedan) atesorar parte de su sueldo deberán tener un ingreso mensual cercano a los 10.000 pesos para poder acceder a la compra del denominado “dólar ahorro”.

Para recibir la autorización que habilita la adquisición de moneda extranjera es menester percibir el doble del salario mínimo,vital y móvil; como esa remuneración básica pasará de $4.400 a $4.716, desde el viernes, los que quieran comprar dólares deberán cobrar $9.432 de bolsillo para sortear ese filtro de la Administración Federal de Ingresos Públicos (AFIP).

Sobre el perfil de quienes accedieron al dólar ahorro, la AFIP reveló que el 94% trabaja en relación de dependencia, el 5% es autónomo y el 1% integra el grupo de los monotributistas.

El podio de los bancos que venden más dólares para tenencia son el Santander (18,7% de la participación), el Galicia (12,9%) y el BBVA Francés (12,4%); el top five lo completan el Nación con el 7,4% y el HSBC, que registra el 5,8%.

Artículo Original: Link

December 31 2014

Un año marcado por la cotización del dólar

En enero de este año, el objetivo que se propuso el BCRA era doble: a corto plazo, frenar la sangría de dólares de las reservas que se había producido en los dos meses anteriores y, para fines de año, lograr expresar un nivel de reservas de al menos 28.000 millones de dólares.

El primer paso para lograr ese objetivo fue la corrección del tipo de cambio. Más tarde de casi cuatro años aplicando una receta de devaluación por goteo, el Gobierno convalidaba a fines de enero un abrupto salto del tipo de cambio que llevaba el dólar de $6,9 a $8 por billete.

El ministro de Economía, Axel Kicillof, presentaba la nueva relación peso-dólar como el nivel de “convergencia” al que debía llegar la moneda.

Sorprensivamente, se abrió la posibilidad de comprar dólares al tipo de cambio oficial para atesoramiento, para lo cual sólo era menester estar registrado en la AFIP como trabajador en relación de dependencia, monotributista o autónomo y tener un promedio de ingreso mensual en los últimos doce meses superior a 7200 pesos (actualmente es de 8800 pesos).

El Gobierno descubrió que podía hacer utilización de sus reservas para trabajar en esta eficaz operatoria y bajar la cotización del dólar paralelo (algunos compradores de dólar ahorro lo vendían en el mercado informal logrando una diferencia a favor de hasta el 50%, pero con esa mayor oferta de billetes se fue descomprimiendo el mercado) y disminuir la diferencia tan temida.

En los últimos tres meses, tras la asunción de Alejandro Vanoli como presidente del ente monetario, el gobierno logró frenar la corrida contra el peso de las últimas semanas de septiembre que llevó al dólar informal por encima de los 16 pesos.

Para lograrlo, las nuevas autoridades del BCRA apelaron no sólo a controles, inspecciones de casas de cambio y sociedades de Bolsa sino además a la intervención en las transacciones de dólar-Bolsa y, principalmente y por primera vez, en las de “contado con liqui”.

Tal es así que la venta de dólar ahorro revirtió la tendencia alcista que presentaba desde que se abriera esa posibilidad y en la primera semana de diciembre cuando –a partir de la reducción diferencia cambiaria entre el oficial y el paralelo- mermó un 30% el número de compradores: en los primeros cinco días hábiles de diciembre se vendieron US$185 millones, lo que representa un 30% menos que los US$266 millones del récord de octubre y 20% menos que los US$230 de noviembre.

El dólar “negro” está terminando el año alrededor de los $13. Mientras que, en el mercado oficial, presentó alzas de a centavos, controladas por el Central.

Por su parte, el dólar contado con liquidación después de tocar un máximo de $15 se redujo a cerca de $11 actuales. En este caso la operatoria consiste en comprar en pesos un bono y revenderlo en el exterior en dólares, para así hacerse de esos fondos y resgaurdarlos en una cuenta fuera del país.

El dólar bolsa, en tanto, además se había elevado a los $15, y ahora descendió a los $12. A diferencia del anterior, en este caso toda la operatoria se hace internamente, o sea, el dinero “no cruza” las fronteras. Se obtiene un título en moneda local y se revende internamente (en su versión nominada en dólares), quedando esa tenencia depositada en una cuenta de un banco emplazado en la Argentina.

Además un factor articulador de la política monetaria para poner freno a la especulación contra la moneda nacional ha sido la licitación semanal de letras del Banco Central (Lebac y Nobac), cuya tasa de rendimiento ha contribuido al balance conseguido.

Con un rendimiento del 27% anual, las letras atraen cada semana una masa monetaria en pesos que se aleja así del dólar, lo mismo que ha pasado con la emisión de un bono para las cerealeras que está atado al dólar y rinde 1,75% anual.

Este arreglo con el sector exportador más dinámico del país, sumado a las medidas anteriormente descriptas, pudo lograr una sensible caída del dólar informal desde poco más de 15 pesos a comienzos de octubre a los valores actuales alrededor de 13 pesos.

Además, no logra dejar de señalarse que la base monetaria, más allá de las críticas a la heterodoxia oficial por parte de la oposición política y la ortodoxia académica, ha bajado en su ritmo de expansión a lo largo del año que culmina.

Y, también de la contracción monetaria que se realiza a través de las letras y que sirve para esterilizar parte de la emisión, la política monetaria ha sido complementada con el arreglo swap por 11.000 millones de dólares firmado entre el BCRA y el Banco Central de la República Popular de China.

Los analistas han reconocido que el swap ha jugado un papel relevante en la derrota de la corrida contra el peso ensayada por el mercado hace menos de tres meses, ya que la adición de 2.300 millones de dólares a las reservas provenientes de ese arreglo, junto al resto del paquete de medidas descripto, ha desalentado a los especuladores.

En el mismo sentido han obrados los créditos del Banco de Francia, que tienen como garantía las reservas argentinas depositadas en ese ente monetario, lo cual ha reforzado las líneas defensivas tendidas por el BCRA contra los ataques al peso.

En medio del vendaval financiero y monetario que se ha desatado en este final de año en todos los mercados emergentes, Argentina ha conseguido hasta el momento blindarse frente a las tendencias devaluatorias que actúan contra la moneda nacional por la vía de la caída de los valores de las materias primas.

En el caso del petróleo, el derrumbe del valor del barril además apuntala la política económica y monetaria argentina por la vía de la reducción de la factura energética anual que Argentina paga por las importaciones de gas y crudo refinado.

Un capítulo aparte: El Merval

Este año, hubo un antes y un más tarde en el mercado bursátil porteño con la designación de Alejandro Vanoli al frente del Banco Central el 30 de septiembre.

Este cambio llevó a disminuir la expectativas de devaluación y a aumentar los controles del Gobierno sobre quienes operaban dólar bolsa y contado con liquidación, dos cuestiones que explicarían la baja en el volumen de negocios a partir de septiembre.

En el medio, hubo algunos vaivenes mientras transcurría la pelea de los holdouts pero sin lugar a dudas el quiebre de tendencia vino por el lado de las intervenciones en el mercado y el cambio de expectativas entre los inversores.

Según los últimos datos de la Bolsa de Comercio porteña, hasta mediados de diciembre el monto total operado en acciones apenas superaba los $1.602 millones, mientras que en septiembre había llegado a 6.057 millones, para después reducirse en octubre a 5.808 millones y en noviembre a 2.925 millones.

La tendencia además se repitió entre los títulos públicos. Así, hasta mediados de diciembre el volumen negociado en bonos se ubica en $17.928 millones, contra los 30.243 millones de noviembre, los 45.421 millones de octubre y los 70.866 millones de septiembre.

La fuerte caída de volumen que registró la Bolsa porteña a partir del 30 de septiembre pasado llegó a opacar a la hora del balance general el buen desempeño que consiguieron las acciones y bonos locales este 2014.

Las ganancias más abultadas fueron para los papeles del sector eléctrico, que se vio impulsado por las expectativas de ajuste de tarifas. La estrella de 2014 fue Transener, con una escalada de 191,35 %. Apenas por detrás se ubican Edenor y Pampa Energía, con alzas anuales de 147,95% y 138,62%, correspondientemente.

Las acciones del sector financiero además están dejando a los inversores con los bolsillos repletos. BBVA Francés acumula una suba desde el 30 de diciembre de 2013 de 163,25%, Banco Macro avanza 150,78% y Grupo Financiero Galicia registra un salto de 97,65 %. En tanto, las petroleras y las empresas ligadas al crudo resultaron duramente castigadas sobre el final del año debido al desplome que sufrió el valor de este commoditie, que hoy cotiza a su menor nivel en más de 5 años.

Artículo Original: Link

December 31 2014

Sigue firme la demanda de dólar ahorro y suben el piso para comprar

Diciembre se convirtió en el segundo mes del año con mayor demanda de dólares para ahorro, al registrarse ventas con ese fin por 426,3 millones de dólares, que resultaron 5% superiores a las de noviembre, pero 5% inferiores a las de octubre.

De esta forma, el año que marcó el regreso de la posibilidad de ahorrar legalmente en divisas, tras 27 meses de estricta veda, cerró con ventas por algo más de 2965 millones de dólares, tras haberse concretado 4,66 millones de transacciones de compra, según datos que difundió ayer la Administración Federal de Ingresos Públicos (AFIP).

Pero el promedio de venta, que rondó los US$ 150 millones por mes a lo largo de el trimestre inicial de su vigencia, escaló hasta los US$ 425 millones en el último trimestre del año, más allá de haberse calmado el temor a una nueva devaluación del peso en el corto plazo.

Los argentinos dedicaron 24.630 millones de pesos a tratar, por esta vía, de preservar su capacidad de compra frente a una inflación persistente y, seguramente también, frente a la carencia de opciones simples y rentables para ahorrar en pesos. Es una suma que duplica, por caso, a la prevista en el presupuesto nacional para gastos de ciencia y tecnología.

Así, las compras a cargo de particulares en el año equivalen al 10% de las reservas bajo administración del Banco Central (BCRA). Ocurre que si bien ayer cerraron el año en US$ 31.433 millones, ese total contiene unos US$ 1300 millones en pagos de la deuda hechos -o en vísperas de realizarse-, pero que se mantienen congelados por decisión del juez de New York Thomas Griesa.

El 91,5% de los compradores prefirió llevarse consigo los billetes antes que dejarlos depositados en una cuenta bancaria por al menos un año, para quedar exceptuados de la obligación de pagar un recargo del 20% (a modo de anticipo de Ganancias) para poder retirarlos en el momento.

Nuevo piso para comprar

También, desde el viernes (primer día hábil de 2015) se mantendrán excluidos de la posibilidad de obtener dólares para ahorro los contribuyentes que no logren acreditar ingresos por al menos 9432 pesos de bolsillo por mes, cuando esa opción estaba habilitada hasta ahora para quienes percibían hasta $ 8800.

La adecuación es consecuencia directa del ajuste ya contemplado en el monto del salario mínimo, vital y móvil, que, desde enero, sube de 4400 a 4716 pesos. En ese momento se introduce en vigor el segundo tramo del aumento pactado en la reunión de comienzos de septiembre que el Consejo del Salario, un entre tripartito integrado por el Gobierno, empresarios y sindicalistas que dispuso un incremento progresivo del haber mínimo de 3600 a 4400 y 4716 pesos desde septiembre hasta enero, correspondientemente.

También, la Administración Federal de Ingresos Públicos (AFIP), en un intento de relacionar la venta de divisas con una real capacidad de ingresos y contribución fiscal, impuso la suma equivalente al doble del salario mínimo como piso para poder acceder a la compra de moneda extranjera con fines de ahorro.

Cuando se dispuso la apertura parcial del cepo, a fines de enero pasado, bastaba con percibir $ 7200 para quedar habilitado a pedir autorización para comprar. Después ese umbral se subió a $ 8800 en septiembre y se eleva ahora a $ 9432.

La progresiva actualización del monto, en un contexto de adecuaciones de salarios que -en muchos casos- resultaron inferiores al ajuste del 31% que tuvo el salario mínimo, vuelve algo más restrictiva esa opción de ahorro.

Vale rememorar que el mismo Instituto Nacional de Estadística y Censos (Indec) acaba de reconocer anteayer que la mitad de la población ocupada tuvo ingresos inferiores a los 5000 pesos al cierre del tercer trimestre y que el 50% de los hogares (adicionando la totalidad de ingresos de sus componentes activos) reunió menos de $ 9000 por mes, lo que los deja automáticamente fuera de la opción de ahorrar legalmente en moneda extranjera.

Incluso, el informe oficial sobre la distribución del ingreso, que se realiza con datos referidos a los ingresos monetarios formales efectivamente percibidos por los hogares y personas encuestadas, detalló que 3 de cada 4 trabajadores perciben un ingreso máximo de $ 8000 por mes por su ocupación principal, lo que además bastaría para excluirlos.

Tras dos meses en calma, el blue superó los $ 14

  • La cotización del dólar en el mercado blue superó ayer los $ 14 para la venta, con lo que volvió a los niveles que exhibía a fin de octubre, cuando ensayaba un firme repliegue tras haber marcado -un mes antes- un máximo histórico de $ 15,95, durante otra corrida contra el peso.
  • El valor promedio de venta se pactó ayer en el microcentro porteño a 14,05 pesos, según refirieron las agencias y operadores, con un aumento de 32 centavos (o 2,4%) en la jornada, que habría respondido a una poca disponibilidad de billetes y una mayor demanda por gastos turísticos en el exterior.
  • Así cerró el año con un alza del 40,5% (estaba a $ 10 a fin del año pasado) contra el incremento del 31% que tuvo el oficial, aunque el grueso del ajuste (en este caso) se llevó a cabo en las últimas jornadas de enero. Así también amplió al 64% la diferencia que lo separa del oficial que se ofrecía testimonialmente a $ 8,57 en las casas de cambio.

.

Artículo Original: Link

Get dolar exchange quotes
-->