Dólar Blue: Compra $16.36 Venta $16.91

20/01/2017 - 16:05 (Oficial: 16.190)

Archive for October, 2015

October 30 2015

El macrismo denunció a Vanoli por las operaciones de “dólar futuro …

Tal como había anticipado, el macrismo denunció hoy ante la Justicia federal al presidente del Banco Central, Alejandro Vanoli, por las transacciones que hace la entidad en el mercado de dólar futuro con el objetivo de bajar las expectativas de devaluación.

La denuncia por “defraudación contra la administración pública” lleva las firmas de los diputados Federico Pinedo (PRO) y Mario Negro (UCR) y recayó en el juzgado de Claudio Bonadio, el mismo juez que lleva la causa Hotesur y que fue denunciado por el kirchnerismo ante el Consejo de la Magistratura.

Las transacciones de contratos de moneda extranjera a futuro en el mercado de la ciudad de Rosario (ROFEX) treparon hasta un máximo histórico de u$s 1.200 millones a lo largo de la semana anterior a las elecciones. Y el jueves pasado cerraron en casi u$s 800 millones. El interés abierto en los mercados de futuro de dólar superó ayer los u$s 12.000 millones de dólares.

Con las ventas masivas en ese mercado, el Central busca bajar el valor del dólar futuro en el ROFEX y así trabajar sobre las expectativas de devaluación y la idea de una eventual alza abrupta del tipo de cambio.

El ex presidente del Central Alfonso Prat Gay, uno de los referentes económicos de Mauricio Macri, apuntó que esas transacciones funcionan “como un seguro de cambio para las grandes empresas que son los que tienen acceso a este dólar, que es ilimitado” y tienen “una implicancia patrimonial muy grave para el Banco Central dado que está vendiendo a 10 lo que podría promover a 15”.

“Vanoli está entregando dólares ilimitados a grandes especuladores, a grandes empresas, a bancos, a un valor más barato que el que paga la gente con el dólar ahorro”, cuestionó.

Otros especialistas, como el además ex presidente del Central Martín Redrad, sostienen que es muy difícil encuadrar lo que está haciendo Vanoli como un delito penal, pero que sí podría ser motivo de un juicio político en el Congreso por mal desempeño por comprometer el patrimonio del BCRA.

Fuente: AGENCIAS y Cronista.com

Artículo Original: Link

October 30 2015

El dólar libre terminó el mes de octubre en descenso

Artículo Original: Link

October 30 2015

El dólar paralelo se vendió a $ 15,78 y el oficial a $ 9,54

   El dolar paralelo se vendió esta tarde a $ 15,78 por unidad mientras el el oficial se comercializó a $ 9,54.

   De esta forma, la divisa norte americano ganó un centavo en relación a ayer y bajó uno en su venta por bancos.

   En cuanto al tipo comprador, en el mercado informal se compraba a $ 15,72 en Buenos Aires y el Banco Central compraba a $ 9,50.

   En Bahía, el dólar se podía obtener a $ 9,72.

Artículo Original: Link

October 30 2015

Todo congelado: concesionarios especulan con suba del dólar y …

La prolongación de la contienda electoral y la fuerte incertidumbre respecto del tipo de cambio están impactando con dureza en la industria automotriz.

Así como los sojeros encanutan” la cosecha en los silobolsas a la aguarda de aclare el panorama, los dueños de concesionarios además han comenzando a esconder los autos. 

Los riesgos de que tras las elecciones se produzca un salto en el valor del dólar está llevando a que en los salones de ventas se hayan profundizado los inconvenientes de stock. 

La razón es que los dueños de las agencias no saben a ciencia cierta a qué valor deberán reponer el día de mañana una unidad vendida hoy, de confirmarse una devaluación.

Independientemente de si triunfe Cambiemos o el FpV, en el gremio de los economistas el consenso es que al próximo Gobierno no le quedará otro recurso más que llevar al billete verde a un nuevo piso. 

Esto es consecuencia no sólo de los serios inconvenientes de competitividad que atraviesan las economías regionales y la industria en general. Sino además del deterioro que vienen sufriendo las reservas en poder del BCRA que, en términos netos, ni siquiera llegarían hoy a los u$s2.000 millones, según cálculos de la Consultora Ledesma. 

Según el analista Nicolás Dujovne, “se viene la corrección cambiaria más anunciada de la historia argentina”.

Por lo pronto, desde el equipo de Mauricio Macri dejaron en claro que no son partidarios de medidas del tipo “gradualistas“. La apuesta es levantar el cepo lo antes posible. Y eso precisará de una corrección del tipo de cambio. 

De hecho, trascendió que el equipo de Cambiemos está analizando como opción un dólar oficial cercano al del “conta con liqui”, que hoy cotiza por encima de los $13,50. 

Desde la vereda de enfrente, el economista Miguel Bein -principal asesor de Scioli-, ya dejó en claro su intención de llevar al billete verde a $11 en el mercado oficial en el cortísimo plazo, con una tendencia paulatina a la suba. 

Estos pronósticos resultan determinantes para una industria como la automotriz, cuyos valores se mueven al ritmo del tipo de cambio.

Esto se debe a que el 55% de los autos que se comercializan en el país se importan (fundamentalmente de Brasil y México). Mientras que el 45% restante de los 0Km, pese a fabricarse localmente, contienen un 70% en promedio de piezas traídas del exterior. 

Entre los dueños de concesionarios todavía está fresco en la memoria el recuerdo de lo que sucedió en enero de 2014. Tras el salto del dólar, los valores de los vehículos se dispararon y acumularon una suba promedio del 50% a lo largo de todo el año pasado. 

Por eso, faltando menos de un mes para el balotaje, hoy el sector está casi “congelado“. 

“Las ventas están suspendidas“, confirmó el gerente de una de las agencias líderes de Volkswagen.

En el caso de Ford, desde un concesionario oficial de Ciudad de Buenos Aires además relataron un panorama similar: “Para la mayoría de los modelos estamos posponiendo transacciones para diciembre o enero“. 

El mismo directivo aseguró que “otros puntos de venta están apelando a la misma estrategia” y que si existen algún 0Km disponible “están pidiendo valores exorbitantes”. 

Así las cosas, la carencia de inventario se está haciendo sentir: según datos de ACARA, a lo largo de la primera quincena de octubre los patentamientos habían registrado una baja cercana al 7% respecto a igual lapso del año pasado, que ya había sido muy terrible en términos de ventas. 

Si la comparación se realiza respecto a la primera quincena de septiembre, la caída es más obvia, con una tasa negativa de casi 25 %. 

Vuelve el “canuto”
La carencia de stock en los concesionarios volvió a cobrar fuerza en las últimas semanas.

Pero esta situación no coincide con las ventas mayoristas de las marcas, que prácticamente vienen igualando los registros del año pasado.

En otras palabras: desde las automotrices se despachan unidades pero ese inventario después no termina arrivando al público en la misma magnitud. 

En septiembre, por ejemplo, las ventas mayoristas -o sea, de terminales a agencias- sumaron casi 61.500 vehículos, lo que implicó un alza del 3% referente a agosto y del 2% en relación con el mismo mes del año pasado. 

Incluso, los despachos que realizan las marcas se mueven por encima del ritmo de patentamientos: entre enero y septiembre llevan vendidas cerca de 470.000 unidades, tan sólo un 0,6% por debajo de igual período de 2014. 

Como contrapartida, las ventas minoristas acumulan un fuerte descenso del 11 %. 

“Lo que demuestran las estadísticas es que las terminales estamos entregando lo máximo que podemos, en función de las dificultades para importar. El inconveniente es que tenemos conocimiento de que una parte de ese flujo se destina a recomponer inventario y no se termina ofreciendo al público”, advirtió el directivo de una automotriz europea, que pidió estricto off the record. 

El otro inconveniente es que una amplia gama de modelos que sí se ofrecen, arrivan a los compradores a valores que distan mucho de los sugeridos por las propias marcas.

La tendencia a aumentar los valores ha sido una constante en el año. De hecho, hace tiempo que los 0km dejaron de correr por debajo de la inflación general. 

Así por ejemplo, mientras que en enero de este año para acceder a una Chevrolet Tracker había que desembolsar $237.000, en la actualidad ese mismo modelo no baja de los $347.000, o sea, un 46% más. 

Otro modelo con alta demanda como el Volkswagen Gol además se encareció considerablemente: a comienzos de 2015 la versión más básica valía $118.000, mientras que hoy por hoy cotiza a $141.000 (+20%). 

Claro está que estos valores mencionados son los sugeridos por las automotrices. Conseguirlos en el mercado es otra historia. De hecho, existen versiones para los cuales las agencias están pidiendo hasta $100.000 por encima del valor oficial. 

Este comportamiento responde a dos motivos principales: en primer lugar, a la especulación de los concesionarios, que tienen incertidumbre sobre si podrán reponer la misma unidad en el corto plazo en caso de mediar una fuerte devaluación. 

A esto se suman las trabas a las importaciones, dado que el Gobierno, en lo que va del año, redujo considerablemente el cupo mensual que les otorga a las automotrices para la compra de unidades y de autopartes. 

En un concesionario Volkswagen, por ejemplo, por una versión del Golf por la cual a mitad de año se pedían $300.000, hoy están exigiendo unos $356.000, casi 20% por encima del valor de referencia

 

En el caso de la versión Confortline DSG, en las agencias en las que está disponible, “cotiza” a $385.000, un 24% más que el valor “oficial”. 

El Vento además se está viendo castigado por el “efecto remarque“: la gama intermedia, la Advantage Plus con caja manual, se ofrece a $350.000, cuando en verdad no debería ir mucho más allá de los $300.000. 

Otra marca en la que se observan inconvenientes es en Ford, especialmente con el Focus. Además en este caso es prácticamente imposible encontrar un modelo con entrega inmediata. Y, done está disponible, piden $50.000 por encima del valor sugerido.


En ambos casos además se da la particularidad de que no existen unidades full disponibles, sino que, con suerte, se consiguen las intermedias.

En los concesionarios Chevrolet además se registran sobreprecios o faltantes: la Tracker 4×4, por ejemplo, no está disponible y no tienen fecha de entrega a la vista. En cuanto a la versión 4×2, se pide un valor de $343.000, frente a los $300.000 sugeridos por la marca (+14%). 

Clima enrarecido 
Aunque la incertidumbre le está jugando en contra al sector, los economistas consideran que el automotriz será uno de los más activos en 2016, y con más potencial para crecer.

El hecho de que varias marcas hayan comprometido inversiones en el país es una factor a favor, el cual trae algo de certeza a un contexto con muchas incógnitas.

De todas formas, las terminales todavía deberán atravesar los meses más duros de este 2015, que dejará un muy bajo piso en el nivel de ventas. 

Según proyecciones de ADEFA, a lo largo del año se aguardan ventas por unos 620.000 autos (ver cuadro). 

No es un número para festejar, por cierto, dado que implicará una caída del 10% respecto de los niveles del año pasado, al tiempo que marcará el registro más flojo desde 2009. 

Artículo Original: Link

October 30 2015

Domar el dólar: el mandato K de cara al ballotage

Aún nos separan 23 eternos días del 22 de noviembre, cuando sabremos quién nos gobernará por los próximos cuatros años y el interrogante es si habrá más medidas desesperadas del Gobierno como las dispuestas el martes último, que agudizaron las limitaciones cambiarias para importadores y agencias de turismo, sumaron exigencias al mercado de dólar futuro e intentaron tornar más atractivo al plazo fijo.

Para delinear las casi tres semanas que median entre hoy y el ballotage y estudiar en términos económicos el resultado electoral del domingo, 3Días contactó al ex presidente del BCRA Martín Redrado y a Ricardo Delgado, director de Analytica, ambos del equipo de Sergio Massa; a Dante Sica, director de Abeceb, a Marcelo Capello, director del IERAL, a Juan Luis Bour, director de FIEL, a Fausto Spotorno, director del Centro de Estudios Económicos de OJF, y a Eric Ritondale, economista senior de Econviews.

“Este gobierno nos ha acostumbrado a sorpresas, pero no creo que haya mucho margen ahora”, evalúa Redrado. “Lo más urgente es el inconveniente cambiario y medidas como aumentar la tasa de interés muestran la carencia de instrumentos disponibles para el Gobierno”, continúa, y prevé que Cristina Kirchner busque trasladarle todos los inconvenientes que deja su administración al próximo presidente.

“Es muy poco tiempo para que el Gobierno ponga operativa alguna medida que genere beneficios inmediatos”, considera Delgado, quien aguarda que priorice expresar el tipo de cambio oficial con pocas modificaciones en las limitaciones cambiarias.

“No existen que aguardar mucho, ni anuncios importantes ni de cosmética”, sostiene Sica, descartando correcciones de fondo. “El Gobierno no va a hacer más de lo que viene haciendo y no tiene ningún incentivo para hacerlo”, agrega y deja a un lado una devaluación en el interín.

En cambio, prevé que, en función de sus intereses inmediatos, trate de negociar con diputados y senadores para obtener más atributos en el Poder Legislativo y restringir el margen de maniobra de quien resulte ser su sucesor.

En tanto, Bour ve como escenario más posible que las políticas del actual Gobierno vayan en contra del que viene. “Continuar la política monetaria y fiscal actual va en ese sentido” y coincide con sus pares en que es muy improbable que haya correcciones sustanciales.

“Lo que haga el Gobierno dependerá de lo que crea que va a ocurrir en la segunda vuelta electoral”, formula Capello. Si percibe a Scioli con posibilidades, tratará de ayudarlo con medidas que le sumen votos a último momento. En este caso, “podría haber margen para que se profundice el populismo”, alerta. Si la percepción en el oficialismo es que obtiene Macri, podría intentarse embarrar más la cancha de la economía post electoral, incluyendo medidas que puedan beneficiar a sus actuales aliados que permanezcan en el poder tras el 10 de diciembre (gobernadores e intendentes oficialistas).

El Gobierno tiene muy pocas balas para los próximos días”, considera Spotorno. “Como cualquier anuncio no tendría efecto real hasta más tarde de las elecciones, sería más para estimular a la tropa propia que al que tiene dudas”, argumenta, y coincide con sus colegas en que la Casa Rosada tratará de mantener la paz cambiaria a toda costa aún si se pierden las pocas reservas que quedan.

El Banco Central continuará evitando alzas representativas del tipo de cambio oficial, pronostica Ritondale. “Continuarán los controles fuertes sobre las importaciones y la posibilidad de comprar futuros de dólar, que han sido reforzados en los días siguientes a las elecciones del domingo”, agrega.

Así mismo, más allá del posible rally que sigan mostrando las acciones y los bonos en los próximos días, considera que el atraso cambiario le pone límites a la baja del blue a corto plazo. En cambio, el Gobierno podría anunciar medidas pro-consumo, como algún aumento nominal en la Asignación Universal por Hijo (AUH) y las jubilaciones o una suba del mínimo no imponible en Ganancias, pero ninguna medida que involucre un cambio de fondo.

Más cepo

A pesar de las magras reservas del BCRA, no se prevé una devaluación representativa en el tiempo que resta de aquí al ballotage. En cambio, sí habría más limitaciones, como ya sucedió el martes último, cuando se establecieron nuevas trabas a las importaciones y a los pagos de agencias de turismo y exigencias al mercado de dólar futuro.

“El BCRA seguirá vendiendo dólares, implementará un mayor racionamiento a la demanda de divisas, acelerará marginalmente la tasa de devaluación e inclusive apelará a una suba de las tasas de interés”, evalúa Redrado.
En coincidencia, para Sica, “por más que las reservas estén cayendo o haya un agotamiento de los recursos en el Central, el Gobierno no considera implementar una devaluación”. “No se va a despedir pagando un costo que no tiene sentido ni beneficio para él, sino que va a optar por dejar que las correcciones las haga quien lo suceda”, estudia.

“Difícilmente el Gobierno devalúe mucho la moneda en estas últimas semanas en el poder”, concuerda Capello, para quien, como la Presidenta tratará resguardar sus actuales niveles de aceptación, su caudal electoral a futuro, el 10 de diciembre el tipo de cambio oficial se ubicará apenas por debajo de los $ 10.

Interpretando el voto

La determinación popular que se expresó en el resultado electoral del domingo es difícil de traducir en términos de política económica. Claro está que los comicios dieron a conocer un deseo de cambio. Parecería que los votantes asimilaron que la actual coyuntura, aún sin crisis financiera, es insostenible. De todas formas, advierten los analistas, del éxito de Cambiemos no logra deducirse que ganó la propuesta de una política de shock.

“La población busca quién le pueda solucionar los inconvenientes de su vida cotidiana: la plata que no le logra, la estabilidad de su trajajo, la educación de sus hijos, la seguridad”, explica Redrado, para quien el postulante oficialista no respondió a este pedido social. El votante “se dio cuenta de que el estado de la economía no da para más y de la carencia de certeza referente al futuro”, agrega.

En tanto, para Delgado, “el kirchnerismo está pagando en las urnas el muy pobre desempeño de la economía en los últimos años”, representado en la inflación, la carencia de crédito, el cepo cambiario, la mayor presión tributaria y el menor dinamismo del trajajo, cuestiones que se suman al “cansancio social” por la forma de gestión. Desde su óptica, la demanda de un cambio de políticas que se evidenció en el resultado del domingo, se equilibra con los riesgos asociados a la forma de llevarlo a la práctica. En consecuencia, ni Scioli, en caso de ganar, sería tan gradualista como dice; ni Macri apostaría a un shock que altere los valores relativos de la noche a la mañana.

“La posibilidad de que Macri sea una alternativa con fuerza en el ballotage reduce los márgenes de libertad para cualquier signo de continuidad”, subraya Sica. “La carencia de crecimiento, la inflación y una economía estancada son signos que golpearon en general a los sectores medios y, fundamentalmente, a los productivos”, agrega.

No obstante, “es difícil evaluar si los resultados de los comicios del domingo implican que la gente deje de considerar que su economía está bien dado que el consumo es dinámico”, considera el ex secretario, quien describe que la sensación de estabilidad se interrumpió a partir de julio, cuando la inestabilidad en el tipo de cambio comenzó a reflejar un cambio en la percepción de la gente.

Entre las múltiples fundamentos que motivaron al votante, Bour describe la percepción de que Scioli podría tener poca o nula independencia de Cristina Kirchner, por lo que finalizaría ofreciendo “más de lo mismo” para los próximos años, o sea, “una estrategia de hacer durar la precaria estabilidad a la aguarda de obtener de vuelta la suerte” (que suba la soja, que Brasil mejore). En este sentido, opina que los comicios podrían haber mostrado el hartazgo de los votantes con un gobierno que sólo ofrece aumentar las limitaciones.

El votante de Macri que no lo había elegido en las primarias busca un cambio. “Se dio cuenta de que estuvo 12 años, particularmente los últimos cuatro, encarcelado en un cuarto del que Cristina tiró la llave. Scioli no tiene la llave, ni parece saber adónde ir a buscarla. Claustrofóbico, el votante busca desesperadamente una alternativa y Macri es una opción”, ilustra Bour.

“A diferencia de la última elección presidencial (octubre de 2011), cuando el consumo y el ingreso en dólares venían creciendo en forma exacerbada (una dinámica que un mes más tarde de los comicios desembocó en el cepo), a esta elección se llega tras cuatro años de estancamiento, con alta inflación y diferencia cambiaria”, sostiene Ritondale, quien además advierte que a esta fatiga económica se le sumó el cansancio respecto de los modos de hacer política del oficialismo.

“En el resultado de las elecciones del domingo influyó hasta cierto punto el estado de la economía, que hace cuatro años que no crece, no genera trajajo privado, pero posiblemente pesó más el efecto del cansancio con un estilo de gobierno, con una estética del poder, con la inseguridad, con el deterioro que se percibe en la calidad de algunas instituciones republicanas, entre tantas causas”, opina Capello.

Las principales instancias del profundo atraso cambiario y tarifario aún están por verse, advierte Capello. Serán una carga para el próximo gobierno, quien, según el director del IERAL, tendrá que implementar shock en algunas variables y gradualismo en otras y enfocarse en lograr arreglos para la gobernabilidad.

El impacto de los debates

La política económica estará presente en el debate contemplado para el domingo 15 de noviembre. De todas formas, los analistas coinciden en que es poco posible que se escuche algo muy sorprendente en materia económica.

Desde la visión político el debate es muy relevante pero no en lo económico”, sostiene Spotorno, para quien los dos postulantes deberán tomar medidas similares. “La situación económica es muy complicada y creer que se logra solucinar con pequeñas adaptaciones es una ingenuidad: habrá que tomar medidas dolorosas”, advierte y prevé que, gane quien gane, haya un mezcla de medidas graduales y medidas de shock. “La cuestión es cómo es esa mezcla”, enfatiza. “Es poco posible que escuchemos algo muy diferente a lo que se vino diciendo, pero Scioli tiene más incentivos para tratar sorprender con algún cambio de ideas o de nombres en su gabinete que Macri, quien no dejó filtrar tantos nombres y por lo tanto tiene más libertad de acción”, opina Redrado.

“Existen poco margen para grandes sorpresas”, coincide Delgado, quien considera que, salvo errores no forzados y groseros, los debates modifican poco las tendencias sociales.”No creo que el debate anticipe el plan de acción de ninguno de los dos postulantes en materia económica”, dispara Sica, quien considera que sólo se podrán exhibir lineamientos generales y que ninguna medida que puedan anticipar en ese contexto va a modificar radicalmente las definiciones económicas.Bour coincide con sus colegas y advierte que “si Scioli aumenta la apuesta con anuncios descabellados sería una señal de que se ve perdiendo y quizás no lo favorezca”. En sintonía, Capello aguarda que se saquen a relucir chicanas, pero no que explicite mucho sobre lo que se hará con la economía.

“Seguramente los postulantes continuarán evitando tratar temas delicados, como el tipo de cambio, las tarifas, y el modo de salir del cepo, y se concentrarán en temas con bastante consenso social: YPF, Aerolíneas Argentinas, Asignación Universal por Hijo, Anses, etc.”, considera Ritondale.

De este modo, se tratará más de una instancia de diálogo que de una presentación del detalle de sus políticas, algo para lo que habrá que aguardar al 10 de diciembre.

Artículo Original: Link

Get dolar exchange quotes
-->