Dólar Blue: Compra $15.23 Venta $15.53

04/09/2015 - 16:03 (Oficial: 9.335 Tarjeta: 12.60225)

July 24 2015

Cotización del Euro (July 24, 2015 at 11:05AM)

El Euro cotiza a 1.0961 dólares.

July 23 2015

Lo que viene: el ‘péndulo’ del dólar blue

Existen dos fuerzas en las que el Gobierno se mantiene escéptico: oferta y demanda. Existen, también, una idea con la que el Gobierno jugaba hasta hace relativamente poco tiempo: la reunificación del tipo de cambio (más cercana al blue que al oficial), que genera expectativa en aquellos que buscan un reaseguro “para cuando llegue la devaluación”. De la conjunción de estos tres elementos, de sus combinaciones y efectos, surge la pendular forma en la que el dólar blue tomó su valor en las últimos meses, que lo llevaron de $ 15,95 a fines de septiembre de 2014, a $ 12,70 en diciembre de ese año; y desde los $ 12,25 a comienzos de abril hasta los $ 15 de esta semana.

Los allanamientos, multas, castigos, sanciones, suspensiones, etc., fueron el primer elemento, novedoso, sí; efectivo, sólo por algunos días. Estas acciones han tenido la virtud de disminuir el mercado informal de cambios, tanto en la oferta como en la demanda. En la traducción, existen menos “ventanillas” por donde se vende el blue y, por ende, al achicarse el negocio, además existen menos demanda en términos absolutos.

Pero el primero de los riesgos es que en un mercado más chico, las alzas rápidas se dan con menos dinero, como las caídas además, o sea, existen más volatilidad o, lo que es lo mismo, es más fácil que el valor del dólar “vaya y venga”.

A eso se ha sumado el “fuego amigo”, o sea, el efecto de la venta de dólar ahorro por parte de la AFIP, que ha generado una oferta minorista de dólares en el mercado blue: los que compran dólar ahorro a $ 10,99 y lo venden a $ 14,89 en el mercado informal, generaron una fuerza bajista ante lo pequeño del mercado residual.

Si se lo piensa, es a través del dólar ahorro que el Gobierno vende dólares en el blue y ahora logra influir en él, si bien le ‘cuesta’’una salida de más de u$s 500 millones mensuales de las reservas. A esos dos elementos logra sumarse no sólo la venta de bonos en dólares que se dio en el mercado por parte de la Anses, sino, principalmente, la colocación de bonos atados a la devaluación por parte del Gobierno, que es el nuevo ‘juguete’’del ministro Kicillof que a través de estos “seguros de cambio”, busca quedarse con algunos pesos, sacarle presión a la inflación y al dólar informal.

Todo ello generó la caída de la cotización en el blue a lo largo de varios meses, pero ya se vio un fuerte rebote. Y en los últimos días, volvió a aumentar, producto de la carencia de oferentes en ese mercado pero, principalmente, de las perspectivas de no-cambio en las cuestiones centrales como inflación, emisión, gasto, atraso cambiario, cepo, etc.

¿Se sostiene la reducción de la diferencia entre una y otra cotización? ¿Logra el Gobierno lograrlo utilizando solamente miedo+bono+dólar ahorro? Posiblemente no. La razón existen que buscarla en el argumento central que hizo despegar los valores: por un lado, el atraso cambiario del dólar oficial utilizado para contener marginalmente la inflación; por otro, la creciente tasa inflacionaria que se ubica en un 24% anual según economistas de buen trato con el Gobierno y por último, la expansión fiscal y monetaria, o sea, el recurso de ‘alimentar’ al Tesoro a través de dinero fresco producto del gasto por encima del ingreso. A ello habrá que sumarle un dato relevante: lo que hoy se ve, ya pasó hace algunos meses, cuando la diferencia pasó del 70% al 50% y, de nuevo, se elevó. Hoy esa diferencia está en el 62%, muy por encima de la que dibuja los $ 12,37 del dólar tarjeta pero por debajo de los $ 15,61 que surgen del cociente entre base monetaria y reservas o lo que se llama el “dólar cobertura”.

Si no existen volantazo en materia fiscal y monetaria, posiblemente tampoco haya demasiadas novedades referente a bajar la inflación. Si no baja la inflación, es posible que el Gobierno no posea incentivos a devaluar. Sin devaluación, habrá atraso cambiario y, por ende, presiones en un sentido contrario, más allá de las limitaciones que impone la carencia de dólares en las reservas.

Artículo Original: Link

July 23 2015

Efecto dólar: las ganancias de McDonalds se derrumbaron 22% en …

Artículo Original: Link

July 23 2015

"¿A quién le afecta la cotización del dólar?", planteó Kicillof en su …

 
Axel Kicillof, ayer, en el lanzamiento de su campaña a diputado en el parque Rivadavia. Foto: LA NACION / Hernán Zenteno

Micrófono en mano, Axel Kicillof hablaba de cara a unas 200 personas. Tras atravesar un torbellino de vecinos y militantes que se agolparon para saludarlo, respondió preguntas de la gente, en el corazón del parque Rivadavia. El sol calentaba la tarde y regalaba una postal perfecta para su debut como postulante. Pero algo de la charla no le cerraba y, más tarde de la tercera pregunta seguida sobre el mismo tema, reaccionó: “Les pido a todos que reflexionemos. ¿A quién le afecta en su vida cotidiana la cotización del dólar? ¿Cuántos son los que están en esta rosca?”, interpeló, con tono cómplice, a su público.

La escalada del dólar paralelo estaba instalada en el centro de la agenda pública y el ministro de Economía se había chocado con el tema varias veces en el día. Le había pasado a lo largo de una recorrida anterior por el Mercado del Progreso, en Primera Junta, y en su primer contacto con los periodistas, en el parque Rivadavia. “Ayer anunciamos un aumento del salario mínimo que afecta a once millones de trabajadores y no paran de preguntarme por el dólar”, se quejó, entre aplausos de los vecinos, convocados por el kirchnerismo de la comuna 6.

En el contacto anterior con los periodistas, Kicillof respondió además a las manifestaciones del jefe de la CGT, Antonio Caló, que había advertido que el salario mínimo no logra para vivir dignamente. “Podrá ser bajo o alto, pero cuando asumió Néstor era de 200 pesos. Aumentó 30 veces, nada aumentó tanto”, dijo. Entre forcejeos con chicas que hacían fila para sacarle una selfie, el ministro dejó también definiciones sobre su futuro político. Ratificó que va a asumir como diputado y, sin entrar en detalles, soltó pistas sobre su agenda en el Congreso: mencionó la necesidad de avanzar en mayores regulaciones al sistema financiero y en una reforma impositiva.

Lo escoltaban el “Cuervo” Andrés Larroque y Victoria Montenegro, compañeros de la lista de postulantes a diputados que encabeza el ministro. Además estaban el secretario de Comercio, Augusto Costa, y el viceministro, Emanuel Álvarez Agis. Van a compartir las escapadas de campaña, programadas para la hora del almuerzo, explicó Kicillof, vestido de oficina. Serán actividades de contacto directo con la gente. Cerca del postulante están convencidos de que es el mejor antídoto para revertir la imagen adversa que, según creen, le construyeron los medios enemistados con el Gobierno. “No existen muchos ministros de Economía que puedan caminar libremente por la calle”, reforzó Osvaldo Balossi, el comunero kirchnerista que ofició de maestro de ceremonia.

Como si fuera una clase pública, Kicillof explicó el mecanismo del contado con liquidación, expresó que el mercado blue del dólar era “diminuto” y, para ahuyentar el fantasma de una devaluación, afirmó que existen divisas suficientes para las importaciones y la compra minorista. “Alguien tiene que decir a qué intereses obedecen las campañas que dicen que la Argentina se va al demonio”, prosiguió, justo antes a que una señora, de calzas negras y labios pintados de rojo, irrumpiera a los gritos y se acercara al ministro con el dedo índice en alto. Él la miró alarmado, pero enseguida se dio cuenta de que estaba de su lado. “¡Vayan a ver cómo están los hospitales de la ciudad! ¿Saben el dólar dónde nos lo metemos?”, dijo la mujer.

Rápido de reflejos, Kicillof dijo: “Tiene razón la señora. Importan más los hospitales que lo que cubre Clarín”. Volvieron a aplaudirlo, como cuando atacó a la oposición.

“Cristina nos llenó de entusiasmo y eso, como estoy en el barrio lo voy a decir, les da por las pelotas”, se despachó, bien callejero. Sin opositores a la vista, el idilio con el público estaba asegurado.

La siguiente pregunta vino con un piropo. Fue de una jubilada, ataviada con un pañuelo de colores, que, ubicada de espaldas al ministro, lo consultó sobre sus planes para diversificar la matriz productiva. Antes a responderle, Kicillof se disculpó por no hablarle mirándola a la cara. “No importa. Desde acá te cuido las alitas”, le contestó ella. Todos rieron. No iba a ser el último piropo de la tarde. Al dejar el parque, otra jubilada le frotó la espalda y le soltó: “¡Qué ojos lindos que tenés!”..

Artículo Original: Link

July 23 2015

Dólar: para volver a $16 y seguir subiendo – Perfil.com

La tendencia alcista del dólar ha entrado nuevamente en una fase de aceleración. Pero para ser más exactos, lo que está pasando es que el peso argentino está nuevamente en caída libre. 

Acá el único que está proponiendo un verdadero golpe de mercado, una auténtica desestabilización, es el mismo Banco Central de la República Argentina. Del 1 de enero de 2014 al 15 de julio de 2014, la base monetaria creció un 3,6%. En el mismo período pero en este año, la base monetaria creció un 11,7%. Esto implica que el BCRA triplicó la velocidad de impresión de pesos con el afán de ampliar el gasto público con fines electorales. 

Las culpas a bancos, casas de cambio y sociedades de bolsa no son más que una caza de brujas que hasta el momento no parecen surtir efecto alguno. 

Esto se produce dado que los políticos argentinos insisten hace décadas con la alocada idea de gastar más de lo que recaudan. En el caso del kirchnerismo, esto tiene un condimento extra: la presión impositiva se encuentra en el récord histórico del 45% (el triple que el promedio en América Latina) y aún así, gastan más de lo que recaudan. 

¿Qué aguardar? Que la tendencia prosiga. ¿Y por qué? El kirchenerismo viene desarrollando un proceso de destrucción del valor del peso y no ha dado ninguna señal de detener su marcha. De poco sirven los programas sociales como la Asignación Universal por Hijo si después se erosiona su poder adquisitivo, ya que los ajustes que se le hacen nunca son suficientes. 

A mediados de mayo advertimos acerca del gran combustible para hacer aumentar al dólar que estaba en el sistema financiero: el nivel récord de plazos fijos a un vencimiento menor a los 59 días. Esta proporción, que hoy continúa en torno al 60%, equivale a unos $280,000 millones de pesos listos para pasarse al dólar si este comienza a tener movimiento. 

¿Hasta dónde logra llegar el dólar? Cuando salimos de la convertibilidad, pasamos del 1 a 1 hasta el 3 a 1 (pasando incluso por un demoledor 4 a 1). El tipo de cambio real en Argentina tiene un atraso prácticamente igual al que había en momentos de fin de la convertibilidad. Redondeando, estamos en un dólar oficial de 10 a 1. Aunque parezca demasiado simplista, la cuenta no es tan diferente que multiplicar todo por 10. 

Si al salir de la convertibilidad nos fuimos a un tipo de cambio de 3 a 1, eso equivaldría hoy a ir hacia un 30 a 1. ¿Es tan disparatado entonces pensar en un dólar de 20 pesos? Más bien diría que no es nada disparatado. La gente siempre subestima los movimientos de las variables financieras. Esto está probado de forma estadística y no parece ser la excepción en Argentina. 

A la ley de la gravedad no se la logra derogar. Y a las leyes de oferta y demanda tampoco. El que logra huir del peso lo está haciendo y está empujando el dólar hacia arriba. Los que pagan la mayor parte del costo son siempre los mismos: los que menos tienen. Un gobierno que dice interesarse por los más desprotegidos y que al mismo tiempo genera una fuerte inflación reside en una elocuente contradicción. 

Lo único que carencia para esta tormenta perfecta es que el real en Brasil, además implosione. Y eso parece estar cerca de suceder. 

(*) CEO de Carta Financiera LLC y docente de la Maestría en Finanzas de la Universidad de San Andrés.

Artículo Original: Link

Get dolar exchange quotes
-->