Dólar Blue: Compra $14.45 Venta $14.7

24/10/2014 - 16:04 (Oficial: 8.505 Tarjeta: 11.48175)

Posts Tagged ‘cepo al dolar en argentina’

August 3 2012

Efectos “colaterales” del cepo al dólar: la Argentina cierra sus …

Con la profundización del cepo cambiario, el Gobierno está buscando cuidar los pocos dólares que existen en la economía en vistas a cumplir con sus obligaciones de deuda. Para ello, busca impedir el atesoramiento por parte de ahorristas “mal acostumbrados” a refugiarse en el billete verde.

De todas formas, producto de las limitaciones, las puertas de la Argentina comenzaron a cerrarse para aquellos ejecutivos extranjeros a quienes las multinacionales solían destinarles posiciones clave dentro del mercado local.

En paralelo, el país además esta dejando de ser atractivo para los speakers (oradores) y “gurúes” internacionales así como además para los profesores -de primer nivel- que usualmente hacían visitas para brindar clases en las universidades, principalmente en las escuelas de negocios más prestigiosas.

Habla, ni más ni menos, de las instancias sorpresivas del “cepo cambiario” que está causando importantes dolores de cabeza, tanto en el ámbito empresario como académico.

Es que son muchas las multinacionales que poseen expatriados alrededor del mundo con diferentes modalidades de contratación y pago, principalmente en las posiciones más importantes, como gerencias y direcciones.

Pero la Argentina muestra cada vez más limitaciones para estos ejecutivos al momento de obtener y transferir moneda extranjera a sus países de origen, lo cual está generando una complicación en sus compensaciones. 

Desde la firma reclutadora de perfiles ejecutivos Michael Page, Agustín Rabinovich destaca que “nuestro mercado está perdiendo atractivo para los expatriados”. 

En la medida en que esta situación se extienda en el tiempo, “la consecuencia será que las empresas deberán conformarse con los perfiles locales. Van a tener que cubrir muchas de sus posiciones clave con postulantes internos, lo cual, de todas formas, no implicará un mayor movimiento dentro del mercado”, evalúa el consultor.

Para el Manager de la división de Finanzas de Michael Page, “muchas de las soluciones serán a medida, pero al final del día habrá menos ejecutivos extranjeros interesados en venir a la Argentina que hace tres meses atrás. Es inevitable”. 

Juan Carlos Rodríguez, socio y director de la consultora Total Rewards, además advierte que “la Argentina se cerró y perdió atractivo“. 

Por un lado, dice, los ejecutivos de afuera no querrán venir más al país y, por otro, las compañías no harán todo el foco que una expatriación precisa dado que, también, saben que “se están comprando un inconveniente”.

En la actualidad, según datos recientemente recabados por la firma para iProfesional.com, la mitad (50%) de las multinacionales tiene entre uno y tres expatriados, mientras que el 36% cuenta con más de cuatro y sólo un 14% no posee ningún recurso del exterior trabajando en el país.

Habla, en general, de asignaciones que van de uno a cinco años. Y, en todos los casos, son posiciones de altos mandos -como gerentes y directores- que tienen un rol clave y estratégico dentro de las organizaciones.

En diálogo con iProfesional.com, Rodríguez cuenta que los ejecutivos “importados” generalmente ahorran el 50% de su salario mensual dado que, como parte del paquete, las compañías se hacen cargo de todos los gastos vinculados con la vivienda, el auto, el colegio de los hijos y la cobertura médica del grupo familiar.

Así, para el grueso de los profesionales, la expatriación resulta una opción atractiva dado que, además de abultar el CV, les brinda la posibilidad de hacer una relevante diferencia económica.

En este sentido, el director de Total Rewards explica que si bien los salarios que el mercado local paga a los ejecutivos son bajos en comparación con otros países (en Brasil, por ejemplo, son un 30% superiores), la Argentina resultaba una plaza atractiva dado que la persona accedía a la compra de dólares baratos, una posibilidad que hoy ya no existe.

El Gobierno flexibiliza pero no convence
Tras una negociación entre las empresas y el Gobierno, hoy los ejecutivos extranjeros describen con una ventana abierta para girar divisas pero que, en la práctica, no les resulta útil.

“Ahora los expatriados logran enviar dinero al exterior a través de los bancos siempre y cuando demuestren que es para cumplir con obligaciones como, por ejemplo, el pago de una hipoteca o de la matrícula universitaria de sus hijos”, explica Rodríguez.

Y completa: “Deben llevar los recibos de pago y las entidades se encargan de realizar las transferencias, algo casi impracticable. Es que, si bien existe esta flexibilidad, a ellos no les sirve dado que en general buscan hacerse de dólares como una forma de ahorro.”

“Las limitaciones cambiarias son un tema que cala hondo en la mente de los expatriados. Antes podían convertir a dólares fácilmente el sueldo que percibían en pesos pero hoy ya no logran hacerlo, o bien, tienen que pagar un costo mayor, que ronda el 40% para lograr divisas en el mercado blue“, enfatiza Rabinovich, de Michael Page.

Formas de contratación y pago
Dado que las expatriaciones suelen extenderse por más de 12 meses, al momento del traslado los ejecutivos renuncian a su cargo en sus países de origen para ser incorporados en la nómina de la filial de destino. En general mantienen en su territorios los aportes al sistema de seguridad social pero el salario se les liquida en la Argentina. Esto, según los especialistas, depende de la política de cada compañía.

En cuanto a las modalidades de pago, desde Total Rewards describen que:

  • El 50% de las empresas les liquida a los expatriados en el país de origen, abonado por la filial (de origen) sin facturar a la subsidiaria de la Argentina.
  • El 37% de las firmas les paga en la Argentina y en pesos.
  • El 13% cumple con sus obligaciones salariales en el mercado local pero efectuando los pagos en dólares.

Al respecto, Rodríguez destaca que “salvo el 50% que abona a sus expatriados en la filial de origen sin facturar a la compañía en la Argentina, el resto está en serios inconvenientes”. 

Las alternativas que estudian las empresas
En función del actual escenario, en Total Rewards relevaron las distintas alternativas que hoy estudian las multinacionales:

1) Realizar un “split del salario”. Con este mecanismo, el hogar matriz u otra filial pasa a hacerse cargo del pago de la remuneración al ejecutivo, abriéndole una cuenta corriente a la subsidiaria argentina que se compromete a devolverle el dinero cuando la situación se arregle.

2) Dual Employment. Consiste en ser un empleador doble en los casos en los que el ejecutivo tiene la obligación de la operación en otro país, también de la Argentina, para que pueda cobrar parte de su sueldo afuera.

Sobre esta opción, Rodríguez advierte la existencia de reticencias desde la parte legal.

“El expatriado deberá tributar en ambos países pero, a la vez, según la ley, tiene que tener declarado que entre el 40 y 50% de su trabajo está en el exterior. De las cuatro semanas que componen el mes, deberá residir dos afuera, con lo cual no es tan fácil de implementar”, explica.

3) El cobro parcial con fondos de la compañía en el exterior. En este caso, la opción es transferir el dinero desde una cuenta corporativa extranjera a otra que el ejecutivo posea en el exterior. De todas formas, esta opción está atada a un alto riesgo fiscal.

4) La compra de bonos. “El dólar que surge de la operatoria del contado con liquidación a través de la compraventa de bonos o acciones hoy vale $6,70. Acá el mayor costo lo absorbe el expatriado. Lo logra hacer pero paga una diferencia alta. Para él es más caro y pierde dinero”, dice Rodríguez.

“De todas formas -continúa- las empresas les están proponiendo que los compren y les ofrecen devolverles la diferencia en la próxima liquidación, bajo algún concepto”. 

En estos casos la compañía se hace cargo del mayor costo pero no del riesgo, ya que quien lo toma es el expatriado. En opinión del consultor, “a pesar de ser una opción muy cara, es la mejor“.

5 ) Asesoramiento ante organismos oficiales para la obtención de moneda extranjera. En estos casos, las multinacionales se limitan a poner a disposición del interesado un estudio contable, impositivo o de abogados que lo ayuden a ver cómo obtener dólares por la vía legal.

De arreglo con Rodríguez, ninguna de estas cinco opciones es 100% buena, pero son los caminos por los que logran optar las organizaciones para liquidarles las remuneraciones a sus ejecutivos extranjeros evitando la pérdida de su poder adquisitivo.

Visitas de académicos, en “stand by”
Las nuevas normativas oficiales además generan inconvenientes y inconvenientes para las escuelas de negocios dado que, parte de sus valores consisten en nutrirse de una visión internacional en determinadas disciplinas y ofrecer a los profesionales que pasan por sus aulas una formación de primer nivel.

Es que, lógicamente, los profesores extranjeros desean cobrar las clases, las ponencias o los cursos que dictan en dólares, la moneda por excelencia.

Y si bien muchas veces toman pesos, el fin último es hacerse de billetes verdes con los que volverán a sus países de origen. Y si las unidades académicas les abonan al tipo de cambio oficial, verán restringidos sus ingresos respecto a lo pactado.

A modo de ejemplificar cómo los afecta el cepo cambiario, en el Centro de Educación Empresaria (CCE) de la Universidad de San Andrés describen que se les cayó la posibilidad de venderle a una corporación un programa de desarrollo que se articula desde la Argentina para nueve países de la región.

“Como lo contratan acá se supone que lo logran pagar en pesos y más tarde nosotros abonamos los honorarios al resto de las universidades en cada uno de los países. De todas formas, hoy no podemos hacerlo, dado que si facturamos en la Argentina existen que hacerlo en pesos al tipo de cambio oficial, pero deberíamos pagar en dólares, los cuales no podemos girar”, describe Gabriel Aramouni, director del CEE.

En opinión del especialista, “quizá la medida sirva para otros ámbitos, pero en el académico, cuya finalidad es el desarrollo del conocimiento, imposibilita la inserción de la Argentina en el mundo, que desde aquí brindemos servicios al exterior y además nos complica para recibir profesores extranjeros con el propósito de fortalecer nuestras competencias y las de nuestros alumnos. En definitiva, habla de pagar horas de enseñanza que benefician a la Argentina“.

También, las actividades de educación empresaria para corporaciones se suelen definir con una anticipación que va de los seis a nueve meses ya que, una vez generada la propuesta, pasa un tiempo hasta la aprobación final por parte de las compañías.

“Tenemos programadas una serie de visitas de profesores extranjeros y con muchos no sabemos cómo vamos a proceder al momento del pago, algo ya les advertimos”, admite Aramouni en diálogo con iProfesional.com

“Otros, de prestigiosas escuelas de negocios del mundo, ya nos dijeron que si bien vendrán antes a fin de año a dictar clases a la región, prefieren postergar su visita al país hasta que se aclare la situación“, añade el directivo.

Y completa: “Tras una negociación con dos profesores que ya dictaron una actividad coordinamos posponer el pago hasta que cambie el panorama. En ambos casos son viejos camaradas y entienden que es una normativa que nos excede, pero, en definitiva, mantenemos una deuda.”

Para todas las escuelas de negocios, hoy la modalidad de pago es un inconveniente: deben formular el inconveniente a los profesores, tratar de que entiendan la situación y encontrar entre ambas partes el modo de solucionarla.

También, muchas veces los centros de estudio se hacen cargo de la estadía y los pasajes aéconvictos. En este último caso, el inconveniente surge al momento de reintegrarle el dinero que el profesor destinó para obtener los tickets en su país de origen.

Por estos días, al igual que las empresas, las universidades además estudian variados mecanismos para poder continuar con sus actividades a pesar del cepo.

Una de las opciones que estudian junto a sus estudios contables es la compra de bonos para venderlos en el exterior para después poder depositar los pagos en las relatas de los profesores en sus países de residencia.

De todas formas, habla de un mecanismo que, también de ser relativamente complejo, obliga a las universidades a asumir un mayor costo, superior al 50 %.

En caso de que el Gobierno no habilite ninguna ventana para este tipo de situaciones, deberán acudir a la cotización del dólar blue, que supera los 6,40 pesos.

“Quizá debamos pagarles a los profesores en moneda local, pero incrementándole el valor, para que sea equivalente a los dólares pautados. En el mejor de los casos, nos elevará el costo en un 50%“, evalúa el director académico de una de las escuelas de negocios más importantes del país.

Y advierte: “Nos pone en la disyuntiva de aumentar el valor de nuestras capacitaciones para poder soportar el mayor costo sabiendo que va a disminuir el número de inscriptos o, de lo contrario, trabajar a pérdida, lo cual es un imposible.”

Gurúes se despiden hasta nuevo aviso
Las empresas organizadoras de eventos, foros y jornadas de capacitación que describen con disertantes extranjeros además están viendo cómo su actividad se complica semana a semana.

Es que, si bien la AFIP autoriza la compra de divisas para este tipo de actividades, en la mayoría de los casos los tiempos no coinciden.

“Las visitas de gurúes y speakers internacionales se programan con un año de anticipación, ya que nosotros debemos salir a promover el hecho. En cambio, la autorización para obtener los dólares para efectuar los pagos logra destrabarse unas semanas antes a la llegada, y esto no nos sirve. De hecho, en muchos casos piden por contrato parte del dinero por adelantado y después una compensación variable en función de el número de entradas vendidas”, se sincera el gerente Comercial de una compañía especializada en la producción de foros y seminarios para ejecutivos.

Así, mientras que en algunos casos acuden al dólar blue o se manejan con relatas en el exterior, en otros cierran un paquete de visitas en distintos países de la región y tratan de que la Argentina venga “bonificada”.

De cara al 2013, en otras de las productoras anticipan que ajustarán los valores de los pases y no serán tan agresivos con las promociones grupales como una forma de “blindarse”, dado que los tickets se venden en pesos pero los oradores cobran en dólares.

En tanto, en otra productora de eventos y capacitaciones para ejecutivos empezaron a volcar sus negocios al resto de los países de la región.

De hecho, producto de todas las trabas y inconvenientes para operar en la Argentina, en Buenos Aires sólo harán un hecho anual.

Consultado por este medio, el director de la firma nacida en el país hace más de 10 años describe que utilizan mucho las tarjetas de crédito para cubrir todos los gastos y viáticos de los oradores, como así además para pagarles a aquellos que cobran montos menores a los u$s10.000, a través de la plataforma PayPal.

“Para los que tienen fees más altos, trato de recaudar en los eventos y acciones que realizamos en otros países y pagar a los speakers que vienen a Buenos Aires mediante una cuenta en Estados Unidos. Esto no me conviene dado que hoy tengo que invertir en un orador en dólares para más tarde recaudar en pesos. Claramente, no me es ni muy atractivo ni redituable”, reconoce el ejecutivo.

Y se lamenta: “Es una pena, dado que se pierden tanto veces de capacitación para los argentinos como así además nuevos negocios que surgen en este tipo de eventos.”

Artículo Original: Link

Get dolar exchange quotes
-->