Dólar Blue: Compra $12.9 Venta $13.15

28/11/2014 - 16:02 (Oficial: 8.540 Tarjeta: 11.529)

Posts Tagged ‘dolar blue pronostico junio julio 2013’

April 2 2013

El "dólar de equilibrio" se arrima cada vez más a la cotización del …

Que el Banco Central haya dado luz verde para que la maquinita de emitir trabaje a plena capacidad no huye a los ojos de analistas.

Tampoco que este “foco” resulte más tedioso, habida cuenta de que el billete de mayor denominación hoy apenas cubre un par de viajes en taxi o la compra de un kilo de helado premium.

Ya sea que se trate de los que llevan impresos la imagen de Julio A. Roca o de Eva Perón, el papel de $100 ya le quedó “chico” a la economía, ante semejante suba de valores acumulada.

Tal es así que desde finales de 2007 a hoy ya perdió las dos terceras partes de su poder de compra.

O sea, con ese mismo billete hoy se logran obtener menos de 20 dólares en el mercado oficial (con la respectiva validación de la AFIP) y 12 en el circuito blue, en el blue.

En cambio, hace cinco años atrás se accedía a unos 33 dólares.

Si se compara esta relación con lo que ocurre en otros países de la región, surge que los dos “campeones de la inflación”, Argentina y Venezuela, son los que muestran los billetes con el menor poder de compra (ver infografía).

Para algunas naciones, bajar el índice inflacionario es un tema tan prioritario que supeditan la emisión de dinero y el rol de sus bancos centrales a “defender el valor de la moneda” como cuestión primordial.

Es así como implementan una política monetaria acorde con sus objetivos de contención de alza de valores.

Estos países son Brasil, Perú y Uruguay en los que coincidentemente se logran obtener entre u$s50 y u$s100 con los billetes de mayor denominación.

La “maldita” emisión
Sin dudas que la caída del valor real de cada billete está asociada con el avance permanente de los valores y con la emisión monetaria, que en este país al menos juega un rol decisivo.

Un punto a tener en cuenta es que cuando un banco central emite moneda lo hace con fines determinados. En el caso del BCRA, su principal objetivo en los últimos tres años ha sido el de aportarle “oxígeno” al Gobierno K, después de que el gasto público haya subido a niveles alarmantes.

“En 2012 el número de dinero, en términos de base monetaria, creció un 35%. Para varios analistas eso explica -casi como un axioma- la elevada inflación argentina”, señalan desde la consultora Analytica.

De todas formas, agregan que “muchos países además han expandido fuertemente su oferta de dinero y no por ello han evidenciado un aumento considerable en sus valores”.

“Incluso, desde la salida de la Gran Recesión, Estados Unidos cuadruplicó su base monetaria y el impacto inflacionario fue casi nulo”, sostiene Ricardo Delgado, director de la consultora.

Ante el comparativo, la pregunta que surge es casi obligada: ¿por qué en Argentina la “maquinita” empuja los valores hacia arriba y no así en otros países?

Delgado da una respuesta: “El motivo es muy sencillo. En otros lugares esas nuevas emisiones fueron absorbidas por sustanciales aumentos en la demanda de dinero”. No así en la Argentina.

Quizá por la historia de la moneda local, quizá por la elevada inflación, quizá por los continuos cambios en las reglas del juego o bien por este conjunto de factores, entre tantos, en el plano local quienes tienen pesos de sobra tratan de deshacerse de ellos e ir en busca de activos de refugio, como lo es el dólar. Si no está disponible en su versión oficial, en alguna otra alternativa. 

Esto, potenciado por plazos fijos que pagan una tasa que, lejos de premiar al ahorrista por quedarse en moneda local, lo “condenan” a perder plata.

En tanto, el Banco Central, con menos margen de maniobra para poner “stop” a la maquinita continúa emitiendo sin prisa y sin pausa.

Las últimas cifras publicadas por el organismo dan cuenta de que la base monetaria volvió a expandirse en febrero nada menos que un 46% anual.

“La tasa de crecimiento no deja de crecer, respecto del 35% de enero”, señalan desde la consultora Econviews.

Existen más pesos y menos billetes verdes. Así, la mayor emisión -que no fue correspondida con acumulación de dólares en el Banco Central- ha hecho que estos últimos hoy día apenas puedan respaldar el 70% de la base monetaria, a un tipo de cambio oficial de $5,12.

Algunos analistas no comparten este comparativo, ya que argumentan que el país abandonó el 1 a 1 hace rato (cada peso debía tener un dólar de respaldo), con lo cual esa relación hoy no tendría razón de ser.

Pero lo cierto es que aquí, en Argentina -en donde todo logra cambiar de un día para el otro- ese indicador sí es tenido muy en cuenta por los inversores.

Para el analista Nicolás Dujovne, este porcentual, lejos de mejorar, continuará deteriorándose.

Su visión es compartida por Aldo Pignanelli, ex presidente Banco Central, quien afirmó a iProfesional.com que “la tendencia es que esa relación siga empeorando. Al Gobierno no le preocupa emitir más y usar reservas para solventar déficit y gasto público”.

El valor de balance del dólar
Tomando la cotización del jueves, el dólar blue subió un 22% en lo que va del año, en tanto que el oficial apenas ascendió 4,2%, por lo que la diferencia entre ambos se extendió por encima del 62 %.

Teniendo en cuenta la magnitud de dicho incremento, muchos operadores se cuestionan si en verdad el valor actual de la divisa informal es alto o no. O sea, cuán alejado está ese valor de lo que podría denominarse el “tipo de cambio de balance”.

Para responder a este interrogante apelan a diferentes formas de medición, entre las que se logra nombrar:

  • El ajuste de un valor a una fecha determinada en función de la inflación acumulada.
  • El cálculo de la relación entre base monetaria y reservas del Banco Central.

En el primer caso, tomando en cuenta la cotización inicial de $1,40 de enero de 2002, los datos de la inflación de INDEC (2002-2006) y la real de consultoras privadas (desde 2007 a hoy), se observa un dato por demás representativo.

En efecto, descontando la inflación internacional, el tipo de cambio -de haber acompañado la suba de valores- daría $7,16 (ver cuadro).

El dato sorprende dado que resulta más cercano a la cotización del blue que a la fijada por el BCRA. 

La otra forma de calcular esta suerte de “dólar de balance” es a través de la relación entre las reservas del Banco Central y la base monetaria, que permite establecer la paridad en la que se equilibrarían ambas variables.

En este punto, el dato no deja de sorprender, pues es casi coincidente con la cifra anterior: $7,14.

La misma surge de comparar los $294.513 millones de base monetaria con las reservas internacionales brutas de u$s 41.242 millones.

Esta cotización se encuentra casi $1,3 por debajo del blue, pero más de dos pesos por encima del valor del dólar oficial.

Pero para algunos economistas, este cálculo aún admite un mayor grado de refinación, a partir de la deducción de algunas partidas. De hecho, con estos ajustes, el número final es muy superior, pues se llega a $10.

¿Cómo se obtiene ese valor? Muy simple, si a la reservas brutas se les descuentan los depósitos en dólares (u$s7.424 millones) y transacciones de descubierto con el Banco Central de Francia otros (u$s4.395 millones) las reservas netas quedarían en u$s29.432 millones.

Si a la base monetaria se la divide por ese importe, se llega al sorprendente valor de $10. 

De algún modo, para muchos inversores y operadores dicha relación (base monetaria vs. dólares de respaldo del BCRA) permite conocer cuál es el grado de cobertura cambiaria que posee la moneda local en circulación.

Es obvio que cuanto menor sea, mayor será el riesgo que percibe el mercado y el apetito por hacerse de billetes verdes en la plaza marginal.

“El valor de balance, que para algunos logra parecer anacrónico o un mero simbolismo, posee una lectura que, en la práctica es mucho más impactante: mide el poder de fuego que tiene la autoridad monetaria para dar batalla a una corrida bancaria y cambiaria”, afirma el analista Agustín Cramo.

Y agrega: “Cabe aclarar que este tipo de análisis prácticamente no se efectúa en muchos lugares del mundo. Sólo se implementa en aquellos países en los cuales se huye de la moneda local”.

Teniendo en cuenta que la proyección de la emisión para todo el año seguirá siendo muy elevada -y que las reservas no dar a conocerán mayores variantes- estaría todo dado para que la presión cambiaria no ceda.

Es por ello que varios economistas consultados por iProfesional.com coinciden en afirmar que el dólar blue mantendrá su tendencia ascendente, en tanto y en cuanto subsista la desconfianza sobre la marcha de la economía y se conserve el nivel alto de emisión monetaria.

Esta situación además contribuye a que “el blue corra muy por encima del oficial. Cuando se emite a razón de un 40% más anual y las reservas caen 11% al año, no hace carencia ser un especialista para darse cuenta de que el dólar paralelo se disparará”, completa Pignanelli.

Sus palabras quedan corroboradas en la práctica si se observa lo que sucedió en los últimos días. Tal es así que los pronósticos que coincidían en ubicar al billete marginal para fines de 2013 en el orden de los $10 han quedado absolutamente pulverizados. Hoy nadie se anima a realizar una proyección. “No existen valor”, coinciden los operadores de la city de cara al largo plazo. 

La pregunta que asoma cada vez con más fuerza, es si el Gobierno avanzará tras las elecciones en formalizar el desdoblamiento del mercado cambiario, dando lugar a una cotización para el dólar de importaciones, otro para el sector financiero y uno para el rubro turismo.

Algunos analistas lo ven como una probabilidad remota, pero además lo era el cepo cambiario antes a las elecciones presidenciales.

Es que la historia argentina da cuenta de que todo puede ser factible. Más aún más tarde de las urnas, con urgencias financieras y sin acceso a los mercados internacionales de crédito.

Artículo Original: Link

Get dolar exchange quotes
-->