Dólar Blue: Compra $10.25 Venta $10.4

(Oficial: 8.01 Tarjeta: 10.81)

Posts Tagged ‘dolar paralelo’

January 29 2014

El dólar paralelo subió 40 centavos y el oficial cerró en $8

Con muy pocas transacciones, el dólar paralelo se ofreció hoy 40 centavos más caro que ayer, a $12,90. Para el dólar oficial, la última cotización para el Banco Nación fue de 8 pesos, dos centavos por debajo de los $8,02 con que cerró ayer.

Los bancos salieron ayer a sacar provecho de la flexibilización del cepo cambiario. Ninguna entidad privada ofreció el dólar al tipo de cambio oficial. Las entidades pagaron el dólar mayorista a $8,02 y lo revendieron hasta por $8,26.

La distorsión de valores en la city porteña confundió a los ahorristas que ayer se acercaron a sus bancos para obtener divisas para el ahorro. Sucede que el sobrecosto del 20% que se implementa a los que adquieren dólares para el ahorro las entidades lo calculan sobre el tipo de cambio que exhiben en sus propias pantallas al momento de la transacción. Así, aunque calculado sobre el tipo de cambio oficial el “dólar ahorro” estaba ayer en $9,62, en las entidades lo canjeaban hasta por $9,91.

La dispersión entre las cotizaciones fue de tal magnitud que tampoco hubo dos bancos con igual cotización. Ayer por ejemplo, mientras el Santarder Río lo ofrecía a $8,07, el Citi lo exhibió a $8,10, el Galicia a $8,15, el Supervielle a $8,25 y el BBVA Francés a $8,26. Pero solo el Nación lo ofreció a $8,02.

Esta diferencia tendrá que ser tenida en cuenta además para quienes se dispongan a viajar al exterior. El tipo de cambio sobre el cual los bancos calculan el 35% que se implementa a los gastos con plásticos fuera del país no es el que informa el Central sino el que cada banco tiene en su registro al día del cierre del resumen. Esto ubica a valores actuales al tipo de cambio turista cerca de $11.

Artículo Original: Link

October 25 2013

Venezuela: el dólar paralelo superó los 50 bolívares


Crédito:

La cotización del dólar paralelo alcanzó los 52.24 bolívares,
lo que representa una depreciación de la moneda venezolana del 75,08%, ya que
hace sólo 12 meses valía 13.33 bolívares.

El tipo de cambio oficial, al que sólo una ínfima porción de
la población tiene acceso, se mantiene fijo en 6,28, lo que resulta
insostenible dados los niveles récord de inflación que contrapone el país. Por
eso, muchos descuentan que el gobierno
de Nicolás Maduro se verá forzado a devaluar.

Ésta es la expresión más acabada del rotundo fracaso de la
política cambiaria ejecutada por el chavismo
. Todos los mecanismos establecidos
para impedir la salida de dólares del país se dieron a conocer impotentes frente a la
frenética huída de los capitales
, que ya ubicó a las reservas internacionales en el nivel más bajo de los últimos diez años.

Estas medidas no sólo fracasaron en sus objetivos, sino que
generaron serios inconvenientes en la economía. Por ejemplo, los sectores
productivos están arrivando a una situación de colapso por la carencia de divisas
para importar bienes de producción. Pero el Gobierno insiste
en hacerse el distraído.

“Aquí no existen un inconveniente de divisas”, asegura Rafael Ramírez, vicepresidente del Área Económica. Poco efecto tuvo la última inyección de dólares en el mercado a través de la
Comisión de Administración de Divisas (Cadivi) y del Sistema Complementario de Administración de Divisas (Sicad). Fueron unos mil millones.

Esto es mucho menos de lo que precisa la economía para su
normal funcionamiento. La demanda de las divisas subastadas por el Sicad
representó 8 veces el monto de 100 millones de dólares ofertado a las empresas. O sea, que la oferta oficial sólo contempló al
12,5% de las divisas demandadas
.

Como consecuencia de esta situación, se favoreció la
proliferación de todo tipo de distorsiones, como un aumento inusitado de la demanda de pasajes aéconvictos -y consecuentemente del valor-, ya que ser viajante
internacional es una de las pocas formas de lograr divisas, que después son
vendidas en el mercado negro.

En este contexto, el Bank of America señaló en
un crítico informe sobre la situación del país que el gobierno venezolano aguarda a que pasen las elecciones municipales
del 8 de diciembre para anunciar un ajuste
.

Según la entidad financiera, con una devaluación del 57%
sería posible disminuir el déficit en las relatas fiscales
a menos 3% del
Producto Interno Bruto. Un escenario posible para impedir una estampida de
valores sería un sistema cambiario con múltiples tasas, de 9 y 15 bolívares, y
un mercado blue legalizado y con un nivel menor al actual.

Artículo Original: Link

October 15 2013

El dólar paralelo operó con una leve baja: $9,70

PROTECCIÓN DE DATOS PERSONALES

Al registrarse en alguno de los sitios de Dominio de ARTE GRAFICO EDITORIAL ARGENTINO S.A. (en adelante AGEA), EL USUARIO deberá brinda información personal, prestando su consentimiento para que la misma sea almacenada directamente en una BASE DE DATOS, encontrándose protegida electrónicamente, utilizando los mecanismos de seguridad informática de protección de la información más completos y eficaces para mantenerla en total confidencialidad, conforme a la Ley Nº 25.326 de Hábeas Data, no obstante lo cual, el Usuario logra informarse al respecto en http://www.jus.gov.ar/datospersonales/pdf/ley_ 25326.pdf,siendo la Dirección Nacional de Protección de Datos Personales, del Ministerio de Justicia, Seguridad y Derechos Humanos, el órgano de control de la citada norma legal (http://www.jus.gov.ar/datospersonales/).

AGEA se reserva el derecho a modificar la presente política para adaptarla a novedades legislativas o jurisprudenciales así como a prácticas de la industria. En dichos supuestos, anunciará en esta página los cambios introducidos con razonable antelación a su puesta en práctica.

A través de el presente, toda persona que se registra en un sitio de Internet de dominio de AGEA (en adelante USUARIO) y vuelque información respecto de su nombre, domicilio, documento nacional de identidad, identificación tributaria, teléfono, dirección de correo electrónico y/o datos vinculados a productos financieros (DATOS PERSONALES), presta su consentimiento para que dicha información sea almacenada directamente en una BASE DE DATOS de propiedad de AGEA.

El Usuario garantiza que los Datos Personales facilitados a AGEA son veraces y se hace responsable de comunicar a ésta cualquier modificación en los mismos.

Se deja expresamente aclarado que ciertos Servicios prestados por éste sitio u otros sitios vinculados logran contener Condiciones Particulares con previsiones específicas en materia de protección de Datos Personales.

Los Datos Personales serán incorporados a una base de datos que es de titularidad de AGEA (la “Base”).

EL USUARIO presta su consentimiento para que AGEA realice transacciones y procedimientos sistemáticos, electrónicos o no, que permitan la recolección, conservación, ordenación, almacenamiento, modificación, evaluación, bloqueo y en general, el procesamiento de sus DATOS PERSONALES (en adelante TRATAMIENTO DE DATOS PERSONALES). AGEA podrá contratar a terceros para el tratamiento de Datos Personales.

La finalidad de la recogida y tratamiento de los Datos Personales es la que se describe a continuación:

  • Para habilitar su participación en promociones, premios o concursos en línea.
  • Para el desarrollo de nuevos productos y servicios que satisfagan las necesidades del Usuario.
  • Para contactarse, vía mail o telefónicamente, con el Usuario a fin de relevar opiniones sobre el servicio y para informar sobre productos y servicios de cualquiera de los sitios editoriales o productos de AGEA.

AGEA ha adoptado los niveles de seguridad de protección de los Datos Personales legalmente requeridos, y ha instalado todos los medios y medidas técnicas a su alcance para impedir la pérdida, mal utilización, alteración, acceso no autorizado y robo de los Datos Personales facilitados a AGEA. Ello no obstante, el Usuario debe ser consciente de que las medidas de seguridad en Internet no son inexpugnables. Por tal motivo, debe tener presente que siempre que divulguen voluntariamente información personal online, ésta puede ser recogida y utilizada por otros. Por lo tanto, si bien ponemos nuestro mayor foco por proteger su información personal, AGEA no será responsable por la difusión de los datos personales de nuestros visitantes efectuada por fuentes ajenas a ésta ni será responsable por los daños y perjuicios que la misma genere.

El Usuario tiene reconocidos los derechos de acceso, cancelación, rectificación y oposición, así como tienen reconocido el derecho a ser informados de los permisos de acceso hechos contactándose con AGEA a través del correo electrónico datospersonales@agea.com.ar

El Usuario logra modificar sus Datos Personales en cualquier momento, accediendo directamente a “Editar Perfil”, valiéndose de su Usuario y Contraseña, podrá dar de alta, modificar y/o dar de baja los datos personales que hubieran ingresado en la Base.

Las estructuras de la Base no precisa ni permite el ingreso de datos ‘sensibles’ en los términos del artículo 7° y concordantes de la Ley 25.326 de Protección de Datos Personales y su Reglamentación.

Artículo Original: Link

October 2 2013

El dólar paralelo se mantuvo en $ 9,60

El dólar paralelo se mantuvo hoy en torno de 9,60 pesos para la venta en la plaza local, una diferencia de 65 % contra el que se ofreció a 5,81 pesos en el promedio de bancos y casas de cambio, en una rueda en que el Banco Central volvió a promover divisas de sus reservas.

El dólar informal avanza 41,38 % en el año, un lapso en que la divisa norte americano sumaba 17,85 % en publicaciones del microcentro porteño y 17,99 % en el mercado mayorista.

“El dólar mayorista subió hoy tres milésimas a 5,803 pesos, mientras el Banco Central estuvo vendiendo a lo largo de toda la jornada y quedó con un saldo negativo de unos 100 millones (de dólares)”, estimó un operador de la city porteña.

El volumen operado ascendió a 247 millones de dólares en el mercado de contado (spot) y 53,4 millones en el de futuros.

Las reservas internacionales en poder de la autoridad monetaria cerraron el martes en 34.823 millones de dólares, una merma acumulada de 19,56 % u 8.467 millones en lo que va del año.

El dólar en publicaciones de bancos y casas de cambio de esta ciudad quedó a 5,81 pesos.

En el mercado informal, el dólar quedó a 9,60 pesos para la venta.

El real brasileño, una moneda clave para el país por la magnitud del intercambio comercial con la Argentina, subía a 2,2020 por dólar, mientras aquí quedó a 2,74 pesos.

El euro operaba en torno de 1,3584 dólar, y sumó aquí un centavo a 8,00 pesos.

Artículo Original: Link

September 10 2013

El dólar bajo no siempre gana elecciones: Cristina ahora enfrenta al …





Apasionada por las teorías conspirativas, Cristina Kirchner ha dejado varias veces en claro que existen algo a lo que le teme más que al “círculo rojo” del cual habló Mauricio Macri o al “círculo negro” de los fondos buitres.

Habla del “círculo verde”, o sea, quienes pretenden desestabilizar su gobierno por la vía de una devaluación brusca.

Para la Presidenta, es obvio que la fuga de capitales que ocurrió en simultáneo con su victoria de 2011 obedeció a un plan orquestado desde las sombras por un grupo de empresarios influyentes.

“Los que desean ir por todo y por todos son ellos. Lo vi claramente a los pocos días de ganar las elecciones presidenciales, cuando en una corrida se llevaron 5.000 millones de dólares”, afirmó en un reciente discurso.

De la misma forma, es obvio para Cristina que, ahora, el dólar blue es fogoneado por esa misma gente.

Y que, también, los pedidos de los industriales para flexibilizar las importaciones tienen el objetivo de aumentar el stock, en una actitud por la que especulan con una suba del tipo de cambio.

La devaluación, desde la óptica cristinista, es el objetivo que anima cada una de las medidas tomadas por los productores rurales, que retienen granos en los silobolsas en vez de exportarlos, por puro afán desestabilizador.

Y esa devaluación es, principalmente, el objetivo oculto, inconfesado, que mantienen todos los postulantes opositores.

Por eso, ha determinado que el eje de su discurso y de su campaña proselitista sea la advertencia sobre las amenazas de devaluación que están agazapadas en todas partes.

“Tocar el tipo de cambio es devaluación, argentinos y argentinas, ¿y sabés dónde se te va tu salario cuando devalúan? Ya vimos esta película”, afirmó en referencia a una supuesta promesa de Sergio Massa a un auditorio de empresarios.

Derrota por dólar muy… ¿bajo?
La obsesión de la Presidenta por denunciar este círculo verde y por machacar en su resistencia al “club de los devaluadores” obedece a la extendida convicción de que no es posible, para un partido político que está en el gobierno, ganar las elecciones con “dólar alto”.

Y la verdad es que, a esta altura, es un precepto que merece ser puesto en duda.

Ese ciclo sí se cumplió a lo largo de los años ’80, cuando la suerte de Raúl Alfonsín en cada comicio guardó cierta correlación con el grado de control que existía sobre el billete verde.

Pero no ocurrió así más recientemente. En las legislativas de 2001, la Alianza liderada por Fernando de la Rúa recibió un duro voto castigo, no obstante que el dólar estaba más barato que nunca en términos históricos y se batían récords de viajes al exterior.

Por el contrario, la propia Cristina se impuso en las legislativas de 2005 y después en las presidenciales de 2007, cuando todavía el tipo de cambio alto constituía uno de los pilares del “modelo”.

Hoy, cuando existe atraso cambiario -que los analistas lo comparan con el existente en 2001, de la ya agonizante convertibilidad- el kirchnerismo se contrapone a un duro revés electoral.

Y lo paradójico es que, esta vez, lo que ocurre parece ser una situación de “derrota por dólar demasiado bajo”.

Al respecto, resulta sugestivo el comportamiento del electorado en las zonas rurales, así como en provincias cuyas economías regionales han sido más castigadas por el atraso cambiario.

“Sorprende la fortísima caída del kirchnerismo en todo el norte, donde perdió en provincias donde no había sido derrotado, como La Rioja”, señala el ex ministro Ricardo López Murphy, para quien esta situación denota “inconvenientes en competitividad y en energía, algo que en el inconsciente colectivo se percibe como dificultades que se van agravando”.

Además el economista Matías Tombolini, docente de la UBA, destaca el malestar generado por cómo el actual tipo de cambio afecta a las economías regionales.

“En la zona vitivinícola vemos que antes exportaba a Chile pero ahora el vino argentino lo hacen los chilenos y lo exportan desde allí. Esto es un síntoma de que el tipo de cambio perdió la competitividad de antes”, afirma. 

Los números parecen confirmar esta relación entre atraso cambiario y voto opositor que, posiblemente, haya sido subestimada hasta por los críticos del Gobierno.

Una investigación de la Fundación Mediterránea muestra cómo varios productos alimenticios han sufrido pérdidas de rentabilidad en niveles de hasta un 60% en comparación con el año 2007, cuando asumió Cristina Kirchner.

“El dólar crece a un ritmo menor que la inflación y, por lo tanto, los exportadores notan que su margen de ganancia se va deteriorando día a día”, estudia Jorge Day, autor del informe.

Con este panorama, no es casual que allí donde estos productos tienen mayor peso en las distintas economías regionales, fue donde más dificultades ha tenido el kirchnerismo a la hora de convencer en las urnas.

A los malos resultados de Mendoza, San Juan, Catamarca y La Rioja se agrega una fuerte sangría de votos -cerca de 20 %- en la zona agro-ganadera. En especial, en donde la política de retenciones a las exportaciones ha afectado a los pequeños productores.

Es así como el Gobierno tuvo duras derrotas en lugares como Marcos Juárez, Pergamino, Venado Tuerto, Tandil o General Villegas.

El titular de la Federación Agraria, Eduardo Buzzi, no dudó en atribuir esta situación al estancamiento de las economías del interior. “En mi pueblo, JB Molina, donde viven chacareros, el Frente Para la Victoria salió tercero”, señala. 

En coincidencia con ese análisis, Salvador Di Stefano, un influyente consultor de la zona sojera de Santa Fe, hace una cruda descripción: “Existen comerciantes que están dejando sus locales, las ventas no acompañan, los salarios están intratables y los alquileres, elevadísimos”.

Y agrega: “Es un escenario económico que denota pobreza, muchos no lograron promover lo que esperaban en la temporada de invierno. Los tediosos gastos de estructura no paran de aumentar. En la industria sucede lo mismo”.

Devaluando con bandera “anti devaluación”
Claro que estos resultados no significan que haya que pasar al extremo opuesto y creer que una devaluación pueda ser beneficiosa desde la visión electoral.

De hecho, una de las principales recomendaciones que hacen los intelectuales afines al kirchnerismo es la de impedir por todos los medios una corrección cambiaria brusca. Y se basan para ello en lo pasado en Venezuela.

El sociólogo Artemio López, a la hora de explicar la pérdida de 700.000 votos del chavismo en apenas seis meses, atribuyó un rol preponderante a la devaluación del 46% que decidió Nicolás Maduro poco más tarde de las elecciones de fines de 2012.

Ese detalle fue tomado muy en cuenta por la prensa afín al kirchnerismo, que advirtió sobre el riesgo político de que en el seno del Gobierno se avanzara con una idea de este tipo.

Todo esto, pone a Cristina en un gran dilema:

  • Por un lado, el atraso cambiario se está traduciendo en caída de ventas, pérdida de empleos y recesión para muchas economías regionales, algo que está pagando en las urnas.
  • Pero, al mismo tiempo, todos sostienen que cualquier insinuación de una devaluación está en el tope del ranking de los temas “piantavotos”.

Es por eso que el kirchnerismo podrá tratar todas las “volteretas retóricas” con vistas a octubre (reconocer que existen inseguridad, que era injusto el Impuesto a las Ganancias para la clase media y hasta admitir que existen una inflación real mayor a la del Indec). Pero, el tipo de cambio es el tema tabú.

Esto ha llevado al Gobierno a una situación peculiar: acelera la suba del dólar al mismo tiempo que acusa a los demás de querer forzar una mega-devaluación.

Más aún. Si se proyecta en términos anuales la suba del billete verde oficial de agosto, se llega a un 40%. Paradójicamente, la misma cifra que el economista macrista Federico Sturzenegger había sugerido que se debía hacer, expresiones por la cual fue agredido duramente desde todos los ámbitos.

Para Cristina, la peor combinación
Lo peor de este momento, para el Gobierno, es que está empezando a pagar el costo político de devaluar sin obtener ninguno de sus beneficios.

Cristina debió soportar que la tapa de su archienemigo Clarín haya llevado como título principal la aceleración del dólar oficial, lo cual la hace aparecer como contradictoria con su discurso.

Pero, al mismo tiempo, por más que le dé fuerte impulso a la cotización del billete verde, ahora no le logra para solucinar el inconveniente de atraso cambiario y el de productos argentinos más caros a la hora de querer venderlos al mundo.

¿Por qué? Dado que los demás países de la región, empezando por Brasil, han devaluado fuertemente sus monedas (al debilitarse el real, se abaratan mano de obra y algunos insumos, lo que hace que los bienes que se hacen en ese país se tornen más competitivos).

A esta altura, lo que queda en evidencia es que el peor enemigo de la campaña electoral kirchnerista es un jugador que no había estado presente en los últimos 25 años: el dólar, en su versión oficial y paralela.

A pesar de haber sido “ninguneado” en un comienzo por el Gobierno, la influencia del blue ha sido notoria en varios aspectos.

En especial, subestimó la gravedad de impedir la compra de dólares en un país donde la divisa norte americano es la única modalidad de ahorro renombrada por las últimas tres generaciones.

Esto es lo que lleva a la aparente contradicción de un boom de consumo automotor y de viajes al exterior, al mismo tiempo que aumenta el descontento con el Gobierno.

“En las elecciones anteriores ya había deterioro económico, pero la inflación se compensaba con la evolución del salario. Ahora se agregó el cepo cambiario, que irrita mucho y lleva al Ejecutivo a sufrir un gran desgaste político”, sintetiza Diego Giacomini, economista jefe de la consultora Economía Regiones.

De forma que podría reformularse la antigua máxima de “no se ganan elecciones con dólar alto”. O, por lo menos, para hacerle un agregado que diga “ni con limitaciones a la compra y tipo de cambio paralelo”.

En esa pelea, Cristina parece llevar las de perder.

Los economistas creen que sus últimas medidas, tendientes a obtener de vuelta la simpatía del electorado volcando $32.000 millones al mercado en forma de alivio impositivo, mejorar planes sociales y ajustes jubilatorios, logran derivar en más inflación y hasta (paradójicamente) disparar más aún la diferencia de su “enemigo” el blue.

Artículo Original: Link

Get dolar exchange quotes
-->